Carril de bicicleta

 

En la portuaria ciudad de Brest inició el proceso penal en contra de quien ocasionó en junio gran caída en el Tour de France

En un tribunal en Brest, Francia, inició este jueves el proceso en contra de la espectadora que el 26 de junio propició la caída de varios ciclistas que competían en la edición 2021 del Tour de France. Ella está siendo procesada por los delitos de poner en peligro las vidas y ocasionar lesiones inintencionalmente.

El nombre de la espectadora no se ha dado a conocer por instrucción del tribunal, después de que fue muy agredida en redes sociales por el incidente que ocasionó por imprudencia. Pese a esto el juez se negó a que el proceso fuera cerrado al público como solicitó el abogado de la defensa.

La mujer de 31 años, originaria de Bretaña, Francia, acudió a saludar a los ciclistas durante el primer día de la competencia anual en el noroeste del país. Cerca del final, con la intención de llamar la atención de las cámaras, salió mucho de la zona de espectadores con un gran letrero en el que se leía "Allez, Opi-Omi,", dirigido a sus abuelos alemanes que estaban viendo la transmisión de la carrera. Por estar pendiente de la cámara, no se percató que obstruía el paso de los ciclistas lo que ocasionó que el alemán Tony Martin chocara con ella, ocasionando que docenas de ciclistas también colisionaran.

La situación generó mucha molestia de ciclistas, organizadores y espectadores, particularmente cuando se supo que la mujer había huido del lugar sin haber prestado ayuda. Estuvo cuatro días oculta hasta que se entregó a la policía.

El incidente no fue menor. Algunos ciclistas como el español Marc Soler se tuvo que retirar de la carrera porque resultó con los brazos ratos por la caída. Pese a esto, la Amaury Sport Organisation, organizadora del Tour, decidió desistirse de la denuncia señalando que deseaban que las cosas “se calmaran”.

La acción está siendo perseguida por la Asociación Internacional de Ciclistas, con domicilio en Suiza, que pide que se les adjudique una cantidad simbólica de un euro por daños, como un mecanismo de alertar a los espectadores de las consecuencias de sus comportamientos.

“El daño sufrido por los ciclistas en físico, moral y económico”, declaró a los medios Gianni Bugno, presidente de la asociación de ciclistas. “Un atleta se prepara durante meses para un gran tour y no es aceptable que todo este duro trabajo, de su familia, de su staff, de su equipo, sea destruido en un instante por la búsqueda de popularidad.”

Conforme con la legislación francesa, la espectadora puede ser sentenciada a una multa de hasta 15,000 euros y hasta un año de prisión, pero de lo sucedido durante la primera audiencia de este jueves, se presume que la espectadora no irá a prisión pues la fiscal Solenn Briand pidió una sentencia suspendida. La fiscal Briand señaló que la espectadora reconoce que su conducta fue “muy peligrosa” y ha manifestado arrepentimiento.

En efecto, la espectadora ha declarado que siente mucha vergüenza por su “estupidez”. Fue una imprudencia que ocasionó un accidente y daños importantes para muchos, pero, ¿quién no ha cometido una estupidez? Hay que bajar la vara con la que juzgamos a otros y prestar más atención a lo que hacemos.

La audiencia en que se dará a conocer la sentencia se fijó para el 9 de diciembre.

Más información france24.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net