Firma de documento

 

Ex concursante de El Aprendiz y colaboradora de Trump gana arbitraje respecto del acuerdo de confidencialidad que firmó

Esta semana se dio a conocer la decisión del arbitraje entre Omarosa Manigault Newman, ex concursante del programa de televisión El Aprendiz, y ex asistente de Trump, y la campaña del expresidente Donald Trump por el acuerdo de confidencialidad que ella firmó en 2016. El árbitro concluyó que los términos del acuerdo son tan amplios que es inejecutable.

En 2018, Omarosa Manigault Newman, quien alcanzó fama en El Aprendiz, publicó el libro titulado Unhinged, Desquiciado, en el que presentó al entonces presidente Donald Trump, a su esposa Melania, a su hija Ivana y yerno Jared, de una forma negativa. Del entonces presidente cuestionó su salud mental y dijo que era un hombre propenso a la misoginia y al racismo.

Poco después del lanzamiento del libro, la autora fue demandada por la campaña de Trump por la presunta violación al acuerdo de confidencialidad que ella había firmado en 2016 y en el que se comprometió a no revelar información privada sobre los negocios, familia o vida personal de Donald Trump.

El viernes, el árbitro que conoció el caso, Andrew Brown, entregó a las partes su decisión y este lunes el abogado de Omarosa Manigault, John Phillips, haciendo uso de la prerrogativa de las partes que se someten a un proceso de arbitraje, hizo público el contenido.

          

En resumidas cuentas, el árbitro concluye que los términos del acuerdo son tan amplios y vagos, que no se puede ejecutar e hizo notar que, en el libro, la autora no revela “datos concretos como los resultados de las encuestas internas o la información financiera de los donantes", y en su lugar “son en su mayor parte simplemente expresiones de opiniones poco halagüeñas, que se consideran 'información confidencial' basándose únicamente en la designación del señor Trump. Este es exactamente el tipo de indefinición que los tribunales de Nueva York no permiten para formar los términos de un contrato vinculante".

Es decir, según este acuerdo, Omarosa Manigault “tenía la obligación de nunca decir nada remotamente crítico” de Donald Trump, negocios o familia, “por el resto de su vida”, según se lee en el laudo.

El resultado del laudo es una victoria para Omarosa porque, además de quedar liberada de tales restricciones, la campaña de Donald Trump, con quien se firmó el acuerdo, es responsable del pago de los gastos legales.

Al ser un laudo arbitral, no se crea ningún tipo de precedente, pero el abogado especialista en arbitraje, Cliff Palefsky, opina que una decisión “puede ser persuasiva” en otras. Esto es importante porque Omarosa no ha sido la única que firmó el acuerdo y que ha publicado un libro nada halagüeño del expresidente y sus familiares. El caso más reciente es el libro escrito por Stephanie Grisham, una ex secretaria de prensa de la Casa Blanca durante la administración Trump.

Incluso Andrew Brown hizo referencia a la decisión de la acción colectiva que en Nueva York presentó la ex asistente de campaña de Trump, Jessica Denson, y en la que el juez concluyó que estos acuerdos son inejecutables.

Por otro lado, se trata de una decisión final que no se puede apelar lo que significa que Donald Trump se ha quedado prácticamente sin recursos para silenciar (o castigar) a Omarosa Manigault Newman.

Son ya tantos los libros que “revelan” detalles de la presidencia y vida personal de Trump, que ya no hay sorpresa, pero que sirven para que sus exasistentes traten de limpiar sus consciencias.

Más información nytimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net