Palacio Imperial Tokio

 

Se anuncia que, finalmente, se presentará la documentación para que la princesa Mako de Japón pueda contraer matrimonio

Después de haber pospuesto los planes de boda tres años, finalmente la casa real japonesa anunció que la princesa Mako, sobrina del actual emperador y hermana del heredero, y su novio, Kei Komuro, presentarán la documentación para contraer matrimonio en octubre.

La hasta ahora princesa Mako es la hija mayor del hermano menor del emperador Naruhito, príncipe Fumihito, y la hermana mayor del príncipe Akishino, siguiente en sucesión al trono. Esto porque las mujeres no heredan el trono y Naruhito sólo tiene una hija, la princesa Toshi, nacida en 2001.

Mako y su novio se conocieron en la universidad en la que estudiaron en Tokio en 2012. Se comprometieron en matrimonio de forma no oficial en 2018, pero ese año emergió la noticia de que la madre de Komuro tenía una controversia de dinero con su ex esposo, que no es el padre de él, y por tal motivo el compromiso se pospuso, bajo el argumento de la entronización del emperador Naruhito.

Finalmente, tres años después de haber anunciado su deseo de contraer matrimonio, los jóvenes, ambos de 29 años, podrán ver ese deseo hecho realidad.

Aunque se ha anunciado que se están haciendo los preparativos para presentar los papeles del matrimonio en octubre, la Casa Real ha anunciado que se puede posponer hasta noviembre por razones diversas como los cierres de entidades por Covid.

En Japón, cuando las mujeres de la Casa Real se casan, salen de su familia de origen. Si contraen matrimonio con un miembro de la realeza conservan sus títulos, pero si se casan con un “comunero” como es el caso, pierden títulos y demás prerrogativas. Por este motivo el anuncio de la presentación de los papeles para el matrimonio es una noticia importante porque cuando se realice el trámite, Mako tendrá que salir de la casa de sus padres pues quedará registrada en el libro familiar de Komuro, saliendo oficialmente de la familia real.

También ha trascendido que la princesa no aceptará la suma de 150 millones de yenes (US$ 1.36 millones), que se ofrece a las mujeres de la realeza cuando contraen matrimonio con un comunero. Esto debido al problema financiero de la madre de Komuro que causó mucha consternación no solo en la familia real, sino en la sociedad japonesa y ese dinero, por supuesto, está financiado por los impuestos de los japoneses.

En vista de que la princesa rechazará el dinero, el gobierno está analizando si legalmente está facultado para no hacerle el ofrecimiento.

El matrimonio de la todavía princesa también saldrá de las reglas tradicionales y ninguno de los rituales acostumbrados se celebrarán. Se trata de la ceremonia oficial de compromiso, Nosai no Gi, en la que las familias se intercambian regalos, y de la ceremonia Choken no Gi, donde la pareja es oficialmente presentada a los emperadores antes del matrimonio. Se estima que antes de salir legalmente de la Casa Real, la princesa hará una visita privada a los emperadores actuales, Naruhito y Masako, sus tíos, y a los ex emperadores Akihito y Michiko, sus abuelos.

Una vez que la documentación para el matrimonio se presente, Mako empezará a hacer los preparativos para ir a vivir con su esposo a los Estados Unidos, donde él trabaja, y en donde ella empezará a trabajar en un despacho de abogados, según se ha reportado. Es interesante señalar que los integrantes de la familia real no tienen pasaportes, así que Mako solo podrá tramitar el suyo cuando deje ser princesa y pase a ser comunera.

Viendo todo lo que Mako deja atrás, su decisión puede ser vista como una de verdadero amor, pero también como la llave que la saca de la jaula de oro en la que ha vivido y que le ha impedido desarrollar su potencial.

Más información english.kyodonews.net

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de jacqueline macou en Pixabay