Imprimir
Claqueta

 

Pese a decisión de la Suprema Corte, juez acepta demanda de filmógrafo contra Carolina del Norte por infracción a derechos de autor

El juez Terrence W. Boyle de una corte de distrito federal de los Estados Unidos, concluyó el 18 de agosto que el documentalista Rick Allen sí puede demandar al estado de Carolina del Norte por infringir sus derechos de autor. Este caso ya fue revisado en la Suprema Corte de los Estados Unidos por lo que respecta a la inmunidad soberana de los estados.

En el caso, el realizador de documentales Rick Allen filmó a mediados de la década de 1990 imágenes de investigadores que rescataban los restos del emblemático buque insignia de Blackbeard, Queen Anne's Revenge, que encalló en Beaufort, Carolina del Norte, en 1718. Según la ley, Carolina del Norte es propietaria del naufragio.

Allen registró los videos e imágenes en la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos. Esas imágenes fueron posteriormente comercializadas por Nautilus Productions. En 2013, Allen acusó a Carolina del Norte y a su Departamento de Recursos Naturales y Culturales de infringir los derechos de autor por publicar algunas imágenes del naufragio en su sitio web.

Para proteger al estado, los legisladores del congreso local aprobaron una ley que trata todas las fotografías, grabaciones de video y otros materiales documentales de un barco o naufragio abandonado o su contenido como del “dominio público".

La Décima Primera Enmienda establece la inmunidad soberana según la cual los tribunales federales no pueden aceptar una demanda contra los estados. El Congreso de los Estados Unidos aprobó en 1990 una serie de leyes que abrogaban la inmunidad de los estados en materia de derechos de autor, patentes y marcas, pero en el caso, la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito sostuvo que el Congreso había abrogado inconstitucionalmente la inmunidad soberana del estado.

En marzo de 2020 la Suprema Corte concluyó que el Congreso no tenía facultad de despojar a los estados de inmunidad de las demandas de derechos de autor, de la misma manera en que ya lo había decidido respecto de las patentes.

Pese a haber perdido el caso, Allen decidió intentar un nuevo enfoque y en la corte de distrito federal objetó que al usar sus derechos de autor el estado de Carolina del Norte violó sus derechos consagrados en la 5ª Enmienda que prohíbe al estado expropiar bienes sin una adecuada indemnización, y la 14ª que prohíbe a los estados privar a los ciudadanos de sus propiedades sin un debido proceso.

En esta demanda Allen invocó una decisión de la Suprema Corte de 2006 respecto de la violación del derecho de un prisionero con discapacidad de no ser torturado cuando fue ingresado en una celda, frente a la inmunidad soberana del estado.

“Lo que la Suprema Corte falló en 2006 es que se puede anular la inmunidad soberana cuando se violan los derechos constitucionales de alguien”, explicó sobre este particular el profesor de Derecho en la Universidad Duke, Ernest Young.

El juez Boyle concluyó que en su decisión la Suprema Corte solo resolvió lo referente a la inmunidad soberana de los estados, pero en el caso no ponderó los derechos constitucionales de Allen. “La Cláusula de Expropiación quedaría despojada de gran parte de su significado si el gobierno pudiera simplemente prohibir las demandas por una compensación justa. Los gobiernos estatales podían tomar propiedades cuando quisieran sin proporcionar ninguna compensación, a menos que optaran por renunciar a su inmunidad", escribió el juez en su decisión.

Con esta decisión, el caso de Allen en contra de Carolina del Norte revive.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net