Imprimir
Captura de pantalla de Mangamura

 

Dictan tres años de prisión al operador de uno de los sitios ilegales de manga más grandes de Japón

La Corte de Distrito de Fukuoka, Japón, declaró este miércoles culpable de violaciones al derecho de autor a Romi Hoshino, quien era el operador del principal sitio web de manga Mangamura, y lo condenó a tres años de prisión y al pago de una multa de 10 millones de yenes, además de la confiscación de los recursos del sitio.

Romi Hoshino, de 29 años, era el principal operador del sitio denominado Mangamura, que antes de su cierre en abril de 2018 se calculaba que tenía más de cien millones de lectores cada mes.

En la denuncia que se presentó en contra de Hoshino y de otros tres cómplices, se expuso que la operación de Mangamura causó daños a la industria del manga por más de 300 mil millones de yenes, unos 2.8 mil millones de dólares, al publicar copias digitales no autorizadas de diversos mangas populares como One Piece.

Romi Hoshino fue arrestado en septiembre de 2019 en el aeropuerto de Narita, en Tokio, después de haber sido deportado en Filipinas donde fue detenido en julio a pedido de las autoridades japonesas, mientras se dirigía a Hong Kong.

Los abogados de la defensa argumentaron durante el proceso que las acciones de su defendido no eran un delito porque algunos de los archivos de manga que se subieron a Mangamura ya eran visibles en otros sitios web. Por esta razón pidieron incluso una sentencia de prisión suspendida.

La fiscalía, por su parte, pidió una sentencia de 54 meses de prisión, más de 4 años, y la imposición de una multa de 10 millones de yenes, equivalentes a US$9,124, además de la confiscación de los recursos obtenidos por la operación del sitio, los que llegaron principalmente de la publicidad. Se estima que se trata de 62 millones de yenes (US$56,500) que Hoshino ocultó en bancos en otros países.

El juez que presidió el caso, Hiroshi Kambara, anunció que encontraban culpable a Hoshino por violaciones a derechos de autor y dictó una sentencia de 3 años de prisión, la imposición de la multa de 10 millones de yenes y la confiscación de los bienes.

Los cómplices de Romi Hoshino, dos hombres y una mujer, ya fueron sentenciados.

En 2018 el gobierno de Japón se planteó seriamente la persecución a estos sitios ilegales de manga y anime por las pérdidas que representan para la industria y por un programa internacional para promover la cultura pop japonesa llamado Cool Japan.

A partir de esta decisión, se elaboró una ley que inició vigencia el 1 de enero de este año y que sanciona la descarga de contenido pirata de Internet. Desde 2012, la descarga de música y películas que violan derechos de autor ya está prohibida por la Ley de Derechos de Autor de Japón y, en teoría, se castiga con hasta dos años de prisión, pero esa legislación no incluía la descarga de manga y otras obras literarias.

Esta nueva ley penaliza las descargas ilegales de manga, revistas y publicaciones académicas con sanciones ajustadas a las que se imponen por descarga de música y películas con una pena máxima de prisión de dos años y/o una multa de dos millones de yenes (US $ 19,118).

Asimismo, la ley prohíbe los llamados sitios "sanguijuela", es decir, de enlaces o sitios de indexación, que no incluyen ningún contenido con derechos de autor, sino que proporcionan hipervínculos a material infractor alojado en otro lugar.

La sentencia a Hashino es de primera instancia por lo que tiene posibilidad de presentar una apelación.

Más información japantimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net