Imprimir
Logo de Netflix

 

Juez se niega a desechar una demanda por difamación presentada contra Netflix en relación con la serie documental Making a Murderer parte 1 y 2.

En diciembre de 2018, Andrew Colborn, un sargento de policía retirado de Wisconsin, Estados Unidos, presentó una demanda en contra de Netflix, Inc. los productores y los cineastas involucrados en la docuserie Making a Murderer parte 1 y 2, que presenta el caso de Steven Avery y Brendan Dassey, que fueron acusados de la violación y asesinato de Teresa Halbach.

La condena de Avery dependió de la evidencia recopilada en el deshuesadero de autos de la familia en el condado de Manitowoc. Making a Murderer  plantea dudas de que Avery fuera culpable y sigue la teoría de que las fuerzas del orden público podrían haber estado buscando ajustar cuentas después de que Avery fuera liberado de prisión anteriormente por un cargo de agresión sexual refutado por pruebas de ADN.

Colborn alega que “a pesar de la abrumadora evidencia que demuestra la culpabilidad de Avery y Dassey y la ausencia total de evidencia que respalde las acusaciones de mala conducta policial, los acusados llevaron falsamente a los espectadores a la ineludible conclusión de que el demandante y otros colocaron pruebas para incriminar a Avery.

“Los acusados omitieron, distorsionaron y falsificaron material y hechos significativos en un esfuerzo por presentar al demandante como un oficial de policía corrupto que plantó pruebas para incriminar a un hombre inocente. Los acusados lo hicieron con malicia real y con el fin de hacer que la película fuera más rentable y más exitosa, sacrificando y difamando el carácter y la reputación del demandante en el proceso”.

Netflix presentó una moción para que la demanda fuera desechada, señalando que Colborn no ha demostrado suficientemente la culpabilidad de la compañía, Colborn "simplemente agrupa a Netflix con los coacusados, y hace acusaciones vagas y no concluyentes... sobre los 'acusados' colectivamente… no ha alegado plausiblemente que Netflix distribuyó la serie documental de manera negligente, y mucho menos con la malicia real necesaria”.

Netflix intentó hacer valer el derecho justo a informar, refiriéndose a cómo la ley otorga una amplia libertad para volver a publicar declaraciones, incluso las potencialmente difamatorias, de los procedimientos oficiales del gobierno. Es un privilegio ampliamente reconocido y, en este caso, Netflix argumenta que lo que Colborn está impugnando proviene de la defensa de Avery en su juicio por asesinato o de las conclusiones de quienes están familiarizados con el proceso penal.

Pero el juez señala que “Ni la Corte Suprema ni el Séptimo Circuito han sugerido que se puede gozar de inmunidad incondicional de la Primera Enmienda por hacer declaraciones difamatorias simplemente porque las declaraciones se refieren a procedimientos legales”, escribe.

El juez agrega que la caracterización de Netflix de Making a Murderer  como un recuento sustancialmente preciso del juicio de Avery es una cuestión fáctica para una revisión posterior, especialmente porque Colborn alega lo contrario, incluida su opinión de que en la serie documental "alteraron intencionalmente extractos de las transcripciones del juicio de Avery".

Con esta decisión Netflix tendrá que seguir defendiendo el documental e insistir que sólo es un distribuidor.

Más información hollywoodreporter.com/e/thr-esq/

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net