Imprimir
Banksy, Laugh Now

 

Oficina de marcas de Europa negó registro de marca de icónica obra de Banksy a la que se opuso empresa de tarjetas de felicitación

Esta semana se publicó una decisión de noviembre de 2020 de la EUIPO, Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, en la que una vez más niegan a Banksy el registro de marca de la que es “posiblemente el más icónico y famoso de sus trabajos", la imagen de un mono desamparado con un sándwich colgado al cuello con la frase: "Ríanse ahora, pero algún día estaremos a cargo".

Este trabajo fue realizado por encargo del club nocturno Ocean Rooms en la calle de Morley, en la costera ciudad de Brighton, Inglaterra, en 2002. Originalmente era un mural de seis metros de largo con la figura del mono repetida diez veces en una fila para formar un telón de fondo para el club. Desde entonces la imagen forma parte de la serie Laugh now y ha sido usada en varias ocasiones y como el tema central en exhibiciones en Los Ángeles, Estados Unidos, y Ámsterdam, Países Bajos.

En términos generales, el trabajo de Banksy es de uso libre, siempre que no sea para fines comerciales. Pero como no ha faltado quien o quienes quieran lucrar con su obra, la empresa que administra su trabajo y asuntos legales, Pest Control Office Limited, ha presentado a la EUIPO icónicas obras para el registro de marca y evitar así que otros se apropien de ellas.

Además de una persona que en Noruega cambió su nombre a Banksy para que le pagaran por el uso de una pintura en una botella de vino, la empresa británica de tarjetas de felicitación Full Colour Black Limited ha estado usando en sus productos las obras del artista y oponiéndose a todas las solicitudes de Pest Control de registro de marca en la EUIPO.

En septiembre de 2020 la EUIPO anuló la marca concedida a Banksy sobre la obra que en 2005 pintó en una pared en Jerusalén y que tituló Flower Bomber. Este fue el primer revés en este sentido para el artista y se espera que a este segundo sigan otros este mes, como lo explicó el abogado de Full Colour Black Limited, Aaron Wood. “En última instancia, hay cinco casos más ante la EUIPO y puedo anticipar que cuatro de ellas van a ser decididas más o menos el próximo mes de la misma forma que este última decisión.”

En entrevista a World Trademark Review, el abogado Wood declaró sobre la decisión más reciente: "Creo que la decisión suena como la sentencia de muerte para su cartera de marcas registradas, al menos en la Unión Europea, y plantea el espectro de casos en otros países".

La decisión de septiembre de 2020 de la EUIPO de cancelar el registro de marca del famoso artista callejero que ha logrado mantener su anonimato, se basó en la falta de uso. Si bien el artista no tiene mercancía a la venta, para enfrentar la oposición de Full Colour Black, en octubre de 2019 Banksy abrió una tienda web y una tienda física, Gross Domestic Product, en Croydon, en el sur de Londres, explicando que abría la tienda por la disputa legal “posiblemente la menos poética de las razones para alguna vez hacer arte.”

La decisión de abrir esta tienda como forma para resistir la oposición de la empresa de tarjetas, dio un motivo a la EUIPO para cancelar la marca por ser evidente que no existía por parte del artista la intención del uso de la marca.

La EUIPO también tomó en consideración en contra del artista una de sus características definitorias que es el anonimato: “… Debe señalarse que otro factor de consideración es que él no puede ser identificado como el incuestionable propietario de tales trabajos porque su identidad está oculta”.

Para remate, la oficina europea de marcas no dejó pasar de largo la aversión de Banksy por los derechos de autor, citando que alguna vez dijo que esos derechos “son para perdedores”. “Banksy ha decidido ser muy vocal respecto de su desdén por los derechos de propiedad intelectual”, pero esa opinión “no anula ninguna validez de derechos adquiridos de autor o de marcas”, se lee en la decisión.

Esta vez la decisión de la EUIPO expone otros razonamientos como “la monopolización de trabajos de arte por medio del registro de marcas [y] el asunto de propósitos colaterales”. El panel que analizó el asunto concluyó que cuando se presentó la solicitud de registro de la obra existía como grafiti en un espacio público, “libre para ser fotografiada por el público general y ha sido difundida ampliamente”, añadiendo que el artista “incluso provee versiones de alta resolución de su trabajo en su sitio web e invita al público a descargarlas y a crear sus propias”.

Esto es cierto, el artista no suele lucrar con sus obras y permite el uso libre cuando no es por razones comerciales. Así se expone en el sitio web de Pest Control:

“Puedes utilizar las imágenes de Banksy para entretenimiento personal y no comercial. Imprímelos en un color que combine con tus cortinas, haz una tarjeta para tu abuela, envíalos como tu propia tarea, lo que sea.

“Pero ni Banksy ni Pest Control otorgan licencias de las imágenes del artista a terceros. No utilices las imágenes de Banksy con ningún propósito comercial, incluido el lanzamiento de una variedad de productos o engañar a las personas para que piensen que el artista hizo algo o lo respalda cuando no lo es. Decir que ‘Banksy escribió que los derechos de autor son para perdedores en su libro’ no te da rienda suelta para tergiversar al artista y cometer fraude. Lo revisamos.”

Una generosa filosofía que no aplica con las reglas que regulan los mercados y la propiedad intelectual.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de myartbroker.com