Piernas, balón

 

Órgano del fútbol inglés concede la razón a futbolista de club de segunda división despedido sin justificación tras accidente

En un proceso verificado en la instancia de resolución de disputas del futbol inglés, el ahora futbolista retirado de 34 años, Richard Keogh, ganó al club Derby, en el que jugó siete temporadas, una compensación de 2.3 millones de libras esterlinas por su despido ilegal.

Richard Keogh, que jugó como defensor y se retiró este año del futbol profesional, estuvo involucrado en un accidente automovilístico en septiembre de 2019 cuando el Derby organizó una reunión de vinculación de los futbolistas. Viajó como copiloto en el automóvil de su entonces compañero Tom Lawrence, quien conducía bajo los efectos del alcohol. Cuando el automóvil de adelante conducido por el también futbolista Mason Bennett, quien también conducía con un nivel de alcohol superior al mínimo legal, se detuvo en un cruce, Lawrence impactó su auto por detrás y luego contra un poste. Los dos futbolistas huyeron del accidente, dejando inconsciente a Keogh quien sufrió graves lesiones en una rodilla.

Lawrence y Bennet, pese a haber cometido por lo menos dos delitos, evitaron ir a prisión y en su lugar fueron condenados a prestar 180 horas de trabajo comunitario y sus licencias para conducir fueron suspendidas por dos años. A nivel laboral, el club Derby no los despidió, aunque les impuso una multa.

Keogh, por su parte, quedó fuera del futbol doce meses por las lesiones en los ligamentos de la rodilla. El club le dijo que podía seguir cumpliendo su contrato, pero con una considerable reducción de sueldo. El defensa se negó y el club tomó la decisión de despedirlo por conducta inapropiada.

El contrato firmado entre el club y el futbolista establecía un salario básico semanal de 24,000 libras esterlinas más bonos y tenía vigencia hasta junio de 2021.

La decisión de la directiva del Derby fue apelada por el jugador ante el mismo club y ante la confirmación del despido, acudió ante la Comisión de disputas relacionadas con jugadores, PRDC, de la Liga de Fútbol Inglés, EFL por sus siglas en inglés.

La PRDC le concedió la razón al jugador declarando que el despido no estaba justificado y que el Derby le debía el salario no pagado. El club, sin embargo, apeló ante el Comité de Apelaciones de la Liga, LAC, que esta semana confirmó la decisión de primera instancia.

Al respecto la EFL publicó un comunicado en el que se lee: “El LAC ha escuchado y desechado la apelación del Derby bajo las reglas de la EFL, en contra de la PDRC en el caso de Richard Keogh. La PDRC sostuvo que el señor Keogh no cometió conducta inapropiada, que no desprestigió gravemente al club y que fue despedido injustificadamente por el club.”

Además de tener que pagar los más de dos millones de libras esterlinas al jugador, el Derby enfrenta sanciones de la EFL por una apelación previa por cargos de conducta inapropiada. Se desconoce si estas sanciones se impondrán para esta temporada o la siguiente.

Con estos problemas encima, el actual propietario del Derby, Mel Morris, intenta venderlo a No Limits Sports, una empresa al frente de la cual está un empresario español llamado Erik Alonso.

El Derby juega en Championship, la segunda división del fútbol inglés.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net