Los robots en el juicio

 

Dos compañías se disputan propiedad intelectual de robots impulsados por inteligencia artificial (IA) apoyándose en C-3PO, R2-D2, WALL-E y otros robots famosos

En un tribunal federal de Pensilvania, una empresa estadounidense está demandando a una empresa china por el desarrollo de robots interactivos que supuestamente son violaciones de la propiedad intelectual.

Específicamente, Digital Dream Labs LLC (DDC) demandó a Living Technology LTD sobre un robot de juguete llamado EMO alegando que supuestamente copian la escultura tridimensional de dos robots tipo vehículo de construcción asistido por IA diseñados por DDC, además de gráficos, animaciones y sonidos emitidos desde la cabeza del robot potencialmente protegidos de derechos de autor.

Además, también afirman que se han violado marcas comerciales y de imagen comercial dado el potencial de confusión del consumidor.

"Este es un caso sobre robots", afirma en un memorando el acusado chino en apoyo de una moción de desestimación. "Específicamente, los robots de juguete impulsados por inteligencia artificial. Ya sea C-3PO, Johnny 5 o WALL-E, los robots son familiares y los consumidores se han acostumbrado, a través de la cultura popular, a la idea de interactuar con robots que pueden realizar una variedad de tareas. Estos robots a menudo exhiben características humanas, incluidos movimientos, gestos y rasgos físicos, e incluso se aproximan a las emociones humanas".

El memorando continúa: "De hecho, los rasgos físicos humanos, como los ojos, están representados en estos robots de distintas formas, desde varios componentes mecánicos hasta gráficos en una pantalla, como los ojos azules de BURN-E. Los robots en cuestión en este caso, al igual que sus homólogos robots estrellas de cine también tienen rasgos similares a los humanos y funcionan con inteligencia artificial para realizar varias funciones y, de otro modo, interactuar con un usuario".

En otras palabras, Living Technology destaca los rasgos no registrables y ridiculiza cómo DDC pretende afirmar sus derechos de propiedad sobre lo que el demandado considera elementos comunes y funcionales.

La moción de desestimación afirma que "los reclamos (realizados por DDC) fracasan porque los elementos reclamados no son sujetos a protección de derechos de autor como cuestión de derecho" y "porque incluso si dichos elementos pudieran considerarse protegidos de forma independiente como base para señalar una infracción, no son sustancialmente similares".

Por su parte DDC respondió oponiéndose a la moción de desestimación. El acusado "tiene razón en que este es un caso sobre robots", señalan los abogados de Digital Dream. "Sin embargo, al proporcionar ejemplos de varios otros robots, Living.Ai demuestra que, si bien la 'idea' de un robot no es propiedad intelectual protegida, los robots que aparecen en películas, como C-3PO® y R2-D2® en Star Wars® y WALL-E®: tienen caras y características distintivas y reconocibles”.

“Living.Ai no proporciona evidencia ni confirmación de que LucasFilm® o Disney® hayan cedido sus derechos sobre los diseños de estos robots al dominio público ".

Por supuesto que los robots del cine a los que los demandados hacen referencia, están muy alejados de los juguetes de estas dos compañías, por lo que el juicio promete ser pintoresco.

Más información hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net