Crucero

 

Frente a las estrictas reglas del CDC para la operación de cruceros, las empresas han planeados otros itinerarios

Royal Caribbean Group, la empresa estadunidense de cruceros, ha anunciado que reanudará sus viajes en junio, bajo una serie de condiciones y protocolos que, al no incluir las condiciones ordenadas por el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos, CDC por sus siglas en inglés, no operarán en ese país.

Los viajes previsto para salir del puerto de Miami, en Florida, cambian de ruta para salir de San Martin el 5 de junio y de Nassau, en las Bahamas, el 12 de junio. Los puertos para visitar, por supuesto, tampoco incluirán territorio de los Estados Unidos como Puerto Rico, lo que supondrá pérdidas económicas para esos sitios que viven mayoritariamente del turismo. El crucero que parte el 12 de junio, Adventure of the Seas, está previsto que visite Cozumel.

Las medidas de protección frente al COVID-19 que la empresa ha aprobado implican la vacunación de todo el personal y pasajeros mayores de 18 años y para los menores de edad la presentación de una prueba de laboratorio realizada dentro de las 72 horas previas al abordaje que indique que no tienen la enfermedad. Por lo que se refiere al uso de cubrebocas, la empresa sigue decidiendo si lo hace obligatorio, dependiendo de las circunstancias que en junio estén presentes.

“Las vacunas son claramente un cambio de juego para todos nosotros, y con el número de vacunas y su impacto creciendo rápidamente, creemos que comenzar con cruceros para huéspedes adultos vacunados y tripulación, es la opción correcta”, dijo el director ejecutivo de Royal Caribbean International, Michael Bayley, en un declaración. "A medida que avanzamos, esperamos que este requisito y otras medidas evolucionen inevitablemente con el tiempo".

En octubre, en los Estados Unidos, el CDC publicó un documento sobre la navegación condicionada para reanudar la operación de los cruceros. La Fase Uno exige a las empresas a analizar semanalmente a toda la tripulación y reportar los resultados a la agencia. Una vez que lo hagan, inicia la Fase Dos que implica la firma de acuerdos con las autoridades locales de salud y de los puertos. Esta fase también incluye medidas como hacer pruebas PCR (reacción en cadena de la polimerasa) a todos los pasajeros y tripulación los días de embarque y desembarque. Además exige que todas las empresas publiquen las advertencias del CDC sobre viajes en todo su material de mercadotecnia y que los cruceros finalicen inmediatamente cuando se encuentre un brote.

De momento el CDC tiene los cruceros en nivel de alerta 4 lo que significa que recomienda a todas las personas evitar este tipo de viajes, sean por mar o ríos, porque implican un alto riesgo de contagio de COVID-19.

Debe notarse que estas guías fueron expedidas por la agencia estadunidense antes del inicio de la vacunación.

No solo Royal Caribbean está cambiando su itinerario y dejando vacío el puerto de Miami ya que otras empresas están siguiendo sus pasos para iniciar cruceros desde otros puertos en el Caribe. Frente a esta situación, la alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, escribió una carta a la directora del CDC, Rochelle Walensky, pidiendo que permita que los cruceros inicien sus viejas a partir de julio desde el puerto de Miami, asegurando que están trabajando en el establecimiento de un laboratorio de COVID-19. Esto porque la industria de los cruceros es una pieza fundamental en la economía de la ciudad.

Si el CDC no cambia las reglas y las relaja, sin embargo, es muy probable que las empresas sigan estando voluntariamente prohibidas en los Estados Unidos porque no se aprecia que haya la intención de ajustarse a las disposiciones del CDC.

Más información miamiherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net