Cárcel

 

Amy Locane regresó a prisión cuando una juez decidió, después de haber cumplido sentencia, que había sido insuficiente

El abogado y amigos de la actriz Amy Locane acaban de lanzar una campaña para financiar la apelación a la sentencia que al aumentar la sentencia de prisión de Locane, la regresó a la cárcel. Se trata de un caso que muchos abogados dicen que no tiene precedente y que esta socavando la confianza de la gente en el sistema de justicia.

Amy Locane puede ser una cara familia para las generaciones de Melrose Place y Beverly Hills 90210. Ella participó en la primera temporada del drama juvenil Melrose Place y en varias películas, la más importante Cry-Baby en 1990 como el interés romántico de Johnny Deep en su primer protagónico.

A mediados de la década del 2000 dejó su carrera actoral en Los Ángeles y regresó a su estado natal de Nueva Jersey donde se casó y tuvo dos hijas nacidas en 2007 y 2009 y empezó a participar en obras de teatro locales.

La noche del 27 de junio de 2010, con varias copas encima, se vio involucrada en un fatal accidente automovilístico que dejó a una persona muerta, la profesora de arte Helen Seeman de 60 años. Más de dos años después, en noviembre de 2012 fue encontrada culpable de homicidio con el uso de un vehículo y agresión con un auto y en febrero de 2013 fue sentenciada a tres años de prisión por el juez Robert B. Reed. Sus delitos merecían una pena de cinco años, pero el juez consideró que tres años era suficiente tomando en consideración que no tenía antecedentes penales, que sus hijas eran pequeñas, que una de ellas tenía una condición médica que necesitaba atención y que el marido de Helen, Fred Seeman, había tenido un poco de responsabilidad. Amy Locane ingresó a prisión y en junio de 2015 salió libre bajo palabra (y el esposo le pidió el divorcio y obtuvo la custodia de sus dos hijas).

La familia de Helen Seeman apeló la sentencia pidiendo una condena más larga y un año después de que Amy había sido liberada, la Corte de Apelaciones regresó el caso al juez Reed para que revisara si la sentencia había sido muy benigna. El juez confirmó su sentencia y el caso fue remitido a otro juez que en febrero de 2019 aumentó la sentencia a cinco años de prisión. Esta nueva sentencia fue apelada y en esa instancia el tribunal concluyó que el juez también se había equivocado y que la sentencia era muy baja, así que el caso regresó a un tercer juez, la juez Angela Borkowski de otro condado, quien en septiembre de 2020 dictó ocho años de prisión. Y Amy Locane, habiendo estado cinco años en libertad, tuvo que regresar a prisión a prestar la segunda parte de su condena.

Descontando los tres años que ya pasó en prisión le quedan cinco por cumplir y con esta nueva sentencia solo puede salir libre bajo palabra tras haber cumplido seis años por lo que hasta dentro de tres años podrá pedir la libertad condicional.

Durante el proceso de apelación el abogado James Wronko, actual pareja sentimental de la actriz, expuso que una nueva sentencia equivaldría a volverla a juzgar por el mismo delito, conocido en inglés como double jeopardy, pero la Corte de Apelaciones rechazó este argumento porque no estaban juzgando nuevamente a la actriz, sino revisando los términos de la sentencia.

Esta nueva sentencia es una situación muy irregular como lo comenta a The Guardian el abogado John Furlong: “He practicado derecho penal por casi 45 años y nunca había visto un resultado o circunstancias como las de Amy Locane.”

El abogado y comentarista añade: “Cuando era un joven abogado, castigábamos al culpable. No lo torturábamos. Los tiempos han cambiado. La nueva sentencia de Amy Locane socava la confianza pública en todo nuestro sistema de justicia penal. Los abogados y ciudadanos por igual pierden confianza en una sentencia final.”

El temor de otros abogados es que este caso siente precedente cambiando con ello el fundamento del sistema de justicia que se basa en el principio de que las personas son enviadas a prisión para ser rehabilitadas y luego quedan libres para rehacer sus vidas. Pero en este caso esa decisión final no es final y el principio de rehabilitación cambia. “Si los tribunales pueden ampliar las sentencia después de que han sido servidas, nuestro sistema colapsará”, concluye el abogado Furlong.

Cuando Amy Locane fue sentenciada nuevamente la juez no tomó en cuenta el trabajo comunitario que ella hizo en escuelas para advertir a los jóvenes de los peligros de conducir bajo estado de ebriedad y concluyó que lo había hecho por publicidad y que no mostró remordimiento. Para el esposo de Helen Seeman, Fred, la sentencia de septiembre de 2020 “proporciona un rechazo bien razonado de los argumentos de la acusada” y él siente que se ha hecho justicia. “¡Tener un hijo enfermo no te da derecho a matar a mi esposa!”, gritó a Locane cuando se citó la sentencia en 2013.

Amy Locane, su madre, amigos y su pareja sentimental consideran que se trata de una decisión injusta y por ello lanzaron una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe para llevar el caso ante tribunales federales.

Y los demás no podemos dejar de preguntarnos qué es lo que buscamos en verdad del sistema de justicia: justicia o venganza.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net