Jardín de Evermore Park

 

La compañía que administra la propiedad intelectual de Taylor Swift contrademandó al parque temático Evermore Park por uso no autorizado de su música

A principios de este mes, el Evermore Park, un parque de diversiones localizado en Pleasant Grove, Utah, Estados Unidos, presentó una demanda en contra de Taylor Swift por infracción de su marca dado que el segundo disco que la artista lanzó en el 2020 se titula Evermore.

Evermore Park es como una mágica villa europea, con edificios, personajes y una historia propia, en la que los visitantes interactúan con esta historia en la que aparecen dragones, hechiceros, guerreros, elfos, duendes y más personajes. Es como entrar  físicamente a un videojuego temático de aventuras.

En la demanda se explica que el uso de su marca por la cantante en el título del noveno álbum de estudio de Swift lanzado el 11 de diciembre, ha generado una confusión entre los consumidores de tal forma que la gente que visita el Parque pregunta la relación que tienen con Swift. Además, declara que el tráfico a su sitio web se triplicó un día después de lanzado el disco, generando una saturación.

Ahora Swift responde a través de su compañía TAS (Taylor Alison Swift) Rights Management afirmando que Evermore Park usó deliberadamente las canciones de Swift sin las licencias adecuadas durante algún tiempo antes de presentar su demanda, un argumento a la “si yo actué mal, tú también”.

Los abogados de Swift afirman que más de un año antes de que el parque presentara su demanda, TAS había sido informado de que las canciones de la cantante se estaban interpretando y reproduciendo allí sin las licencias requeridas.

Según la demanda, en 2019 Broadcast Music, Inc. (BMI), una organización gestora de derechos de interpretación que protege y recauda ingresos por la ejecución de las obras, comenzó a informar al Parque que estaban infringiendo los derechos de autor de Swift al reproducir sus canciones y proporcionó un contrato para uso legal. El escrito se refiere específicamente al uso de los temas “Love Story”, “You Belong With Me”, y “Bad Blood”.

Posteriormente, BMI envió varias cartas al Parque con un borrador del acuerdo de licencia musical, solicitando que el acuerdo se firmara y se devolviera a la ubicación de BMI en Nashville.

El equipo legal de Swift dijo que los funcionarios del Parque ignoraron los mensajes de BMI y continuaron usando las obras sin las licencias adecuadas cuando los músicos del Parque caracterizados actuaron para los visitantes. Además, “después de que el Parque se enteró de esta demanda inminente, su director ejecutivo y fundador, Ken Bretschneider, llamó a BMI para comprar una licencia retroactiva para cubrir todas las actuaciones públicas”.

La contrademanda de Swift se produce tres semanas después de que el parque demandara a la cantante, TAS y Taylor Nation LLC en un tribunal federal de Utah.

Según el escrito, el Parque también interpreta sin licencias, las obras de Katy Perry, Abba, The Beatles, Billy Joel, Britney Spears, Green Day, Gotye, Journey, Nirvana, Semisonic, Third Eye Blind, Tom Petty, Queen, Weezer y Whitney Houston, entre otros.

Swift está pidiendo a la corte que ordene que el Parque pague daños y se le prohíba permanentemente tocar sus obras. Su equipo también exige un juicio con jurado.

Ya veremos qué surge de estas dos demandas.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de tripadvisor.com

Pin It