Sala del Musée du quai Branly

 

Propuesta en comité parlamentario para crear marco legal de investigación y devolución de objetos de las colonias

El día de hoy el comité de ciencia, educación y cultura del Parlamento en Suiza está revisando la propuesta presentada por un legislador sobre si el país debe investigar la procedencia de objetos de patrimonio cultural adquiridos en el contexto de las colonias para decidir si procede o no la devolución.

Se trata de una iniciativa que algunos países europeos han estado analizando para tratar de resarcir el daño que se hizo a los países que fueron colonizados para regresarles los objetos que fueron forzadamente sustraídos.

Aunque Suiza no fue colonizador, el impulsor de esta propuesta, Carlos Sommaruga, señala que los suizos que viajaron a los países colonizadores como comerciantes, exploradores, soldados, misioneros o diplomáticos se beneficiaron de la situación legal de esos países llevando de regreso artefactos, textiles, manuscritos y minerales. Muchos de estos artículos fueron vendidos o donados y ahora forman parte de las colecciones de los museos.

Si bien de momento no hay ninguna legislación que apoye un programa de investigación, en Suiza ocho museos se han unido para investigar la procedencia de artículos de Benín, una región africana que fue saqueada por franceses y británicos. Respeto de esta región, en julio de 2020 el gobierno francés presentó una iniciativa de ley para regresar a Benín y Senegal ciertos objetos culturales de los que se apoderaron durante la colonia. En la lista de objetos incluida en este iniciativa hay 26 que fueron saqueados por tropas francesas en 1892 de un palacio real en Benín y que están en exhibición en el Musee Branly-Jacques-Chirac en París.

Además de estos objetos, otros fueron obtenidos por los británicos durante un sangriento ataque de la marina británica a la ciudad de Benín en 1897. Ese año fueron exhibidos en el Museo Británico y luego se distribuyeron, de forma que hoy forman parte de las colecciones de unos 150 museos y colecciones privadas en Europa y América del Norte.

Suiza posee 97 objetos procedentes de Benín. Alrededor del 40 por ciento de ellos fueron adquiridos durante la era colonial, otros más fueron saqueados por los británicos y de otros se desconoce la procedencia. Sobre estos objetos se está haciendo la investigación de los museos que cuenta con un fondo de 100,000 francos suizos provenientes de la Oficina Federal de Cultura de Suiza.

“Es importante que todos aquellos involucrados participen en un intensivo debate”, opina Peter Müller, encargado de la investigación en el Museo Histórico y Etnográfico de San Gallen. “Y el gobierno federal debe ser parte de eso. Un involucramiento más intensivo sería deseable, por ejemplo, en el financiamiento, aspectos técnicos y la creación de redes. Y por supuesto que sería deseable tener bases legales claras para el regreso y repatriación. Pero eso también es muy complejo y solo puede ser resuelto internacional o incluso globalmente.”

Sobre esta iniciativa de los museos, el legislador Carlos Sommaruga ha dicho que nada está estructurado. “Lo que necesitamos es algo similar al apoyo para que los museos regresen arte robado por los nazis. Necesitamos un punto central de información y subsidios financieros para la investigación de las procedencias y necesitamos principios para la investigación de las procedencias, cómo tratar la herencia cultural colonial y la repatriación y de momento no hay nada relacionado con bienes coloniales.”

A esta propuesta el gobierno federal ha respondido que los subsidios que están disponibles para investigar arte robado por los nazis también abarca objetos que entraron en la época de las colonias; que el marco legal adecuado ya existe; y que el servicio diplomático ya proporciona apoyo en las disputas sobre patrimonio cultural.

A esto el legislador responde que se trata de una respuesta mínima. “Probablemente no han entendido la importancia de este tema. Espero que la comisión parlamentaria haga un análisis más profundo de este asunto. Mi moción, preparada por muchos expertos en el tema, es un buen modo de iniciar la discusión.”

Mientras los países europeos definen si discuten la investigación de la procedencia y posible devolución de muchos de estos objetos sustraídos de países colonizados, hay grupos que se están organizando para llamar la atención sobre el tema de una forma más contundente. Así, el activista panafricano Mwazulu Diyabanza ha estado visitando museos que cuentan con objetos violentamente robados durante las colonias. Al tratar de sustraerlos es imputado y procesado y con ello ha logrado abrir el debate sobre este tema por lo menos en las sociedades francesa y británica.

Más información swissinfo.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen es.parisinfo.com