Portada de La Caza del  Octubre Rojo

 

Juez no puede determinar quién tiene los derechos sobre personaje creado por Tom Clancy y protagonista de varias de su novelas, "Jack Ryan"

La juez de distrito, Ellen L. Hollander, del distrito de Maryland, en Estados Unidos, a pesar de su esfuerzo, no pudo definir quién realmente posee los derechos sobre Jack Ryan, por lo que es posible que el caso termine en un juicio.

La Caza del Octubre Rojo (La Caza…, The Hunt for Red October) es la primera novela de Tom Clancy , publicada por primera vez el 1 de octubre de 1984 por el Naval Institute Press y marca la primera aparición del personaje ficticio más popular de Clancy, Jack Ryan, un analista que trabaja para la Agencia Central de Inteligencia. El libro se inspiró ligeramente en el motín en la fragata soviética Storozhevoyen en 1975.

Como parte del acuerdo de publicación de La Caza…, Clancy otorgó y asignó a su editor los derechos de autor exclusivos y a nivel mundial y acordó "no publicar o permitir que se publique cualquier material basado o derivado de, o directamente o en competencia con la obra sin el permiso por escrito del Editor".

En julio de 1987 vendría Juegos de Patriota (Patriot Games), una novela que el autor empezó a desarrollar en 1979, publicada por G.P. Putnam's Sons. Clancy iniciaría negociaciones con Viacom para una serie de televisión basada en Patriot Games, cuando en enero de 1988, Naval Institute Press se puso en contacto con Clancy afirmando que tenía todos los derechos sobre La Caza... y que el uso del personaje de Jack Ryan por Clancy en trabajos posteriores constituía una infracción de derechos de autor.

En un procedimiento ante la Asociación Estadounidense de Arbitraje las dos partes llegaron a un acuerdo. Clancy dio 125,000 al Naval Institute, que a cambio acordó reasignar los derechos de autor de The Hunt for Red October a Clancy, incluidos explícitamente todos los derechos de los personajes, pero exclusivamente para la publicación de libros.

En diciembre de 1988, como parte del acuerdo, Clancy hizo que Naval Institute Press transfiriera y asignara a Jack Ryan Enterprises, Ltd. (JREL) los “derechos exclusivos en todo el mundo de todo tipo y naturaleza (conocidos ahora o en el futuro), y cualquier derecho de autor subsistente, (incluido el derecho a proteger los derechos de autor y cualquier renovación o extensión de los mismos)”, sobre La Caza... El lenguaje de la asignación fue muy amplio y no hizo mención explícita sobre los personajes de La Caza…

A partir de entonces, Clancy y su entonces esposa Wanda King formaron Jack Ryan Limited Partnership (JRLP), que básicamente se convirtió en el negocio de libros de la familia. Clancy escribió al menos dieciocho novelas, las últimas seis en coautoría con otros autores, aunque una de ellas nunca fue publicada. Clancy era técnicamente un empleado, que hizo acuerdos de publicación y licencia con otros.

En 1995 el matrimonio empezó a tener problemas, hasta que en 1996 King y Clancy se separaron definitivamente. En noviembre de 1997 King presentó la demanda de divorcio.

En diciembre de 1998, King y Clancy celebraron un acuerdo de divorcio que establecía: “En el caso de que el Esposo o una entidad afiliada a él (que no sea JRLP y JREL) firme un contrato con cualquier tercero relacionado con la historia, en su totalidad o en parte (y personajes en conexión con la misma), que aparece en las obras propiedad de JRLP o JREL (que no sea un uso incidental, como flashbacks), el Esposo hará que el contrato se asigne a JRLP o JREL, según sea el caso. De lo contrario, el Esposo tendrá la libertad de usar los personajes de las obras propiedad de JRLP o JREL en cualquier secuela de cualquiera de esas obras o en cualquier otro trabajo futuro que el Esposo pueda crear sin la aprobación u obligación de la Esposa”.

El 26 de junio de 1999, Clancy se casó con la periodista independiente Alexandra Marie Llewellyn, con la que convivió hasta el día de su muerte por insuficiencia cardíaca el 1 de octubre de 2013.

Después de la muerte del autor, se empezaron a publicar libros póstumos escritos por otros autores, que presentan alas aventurar de Jack Ryan y otros personajes creador por Clancy. Las ganancias de esos libros se han dividido entre la sucesión de Clancy, las empresas fundadas por Clancy, su ex esposa y sus hijos. La participación de Clancy en las empresas, Jack Ryan Enterprises Ltd., Jack Ryan Limited Partnership y Rubicon Inc., son parte de la sucesión.

En 2017, la viuda del autor dijo que las ganancias no deberían ser repartidas porque los derechos de los personajes habían sido propiedad exclusiva de Clancy hasta su muerte y, desde entonces, de su sucesión, por lo que solicitó una declaración judicial que reconociera a la sucesión de Tom Clancy como el único propietario de su personaje de Jack Ryan, dándole así derecho a todos los beneficios sobre los libros póstumos.

En su decisión de esta semana, la juez Hollander trata de resolver el tema: "Después del divorcio, Clancy escribió siete novelas protagonizadas por Jack Ryan sin acuerdo, objeción o pago a las Entidades JRLP o JREL", afirma la juez en su extensa opinión. "El hecho de que pudiera usar el personaje de Jack Ryan en estas novelas respalda la opinión de que la disposición en el Acuerdo de Separación confirmó la retención de Clancy de la propiedad del personaje de Jack Ryan, como argumenta el demandante. Pero, como sostienen los acusados, también podría establecer que JREL poseía el personaje de Jack Ryan, pero que Clancy tenía derecho a usar el personaje en su trabajo como resultado de la concesión de autorización prevista en el Acuerdo de Separación. En resumen, la fuente en las que ambas partes se basan apoyan sus interpretaciones particulares de los acuerdos, pero no son definitivas".

Básicamente lo único que puede concluir el juez es que un jurado razonable podría diferir en lo que sugiere la evidencia.

El problema en este caso es que el lenguaje utilizado en los acuerdos celebrados por Clancy es tan ambiguo que no queda en claro si el autor conservó los derechos sobre el personaje o los transfirió a las Entidades JRLP o JREL, y las partes tienen  una opinión distinta sobre los alcances del acuerdo de separación entre Clancy y King, así que lo más probable es que se vayan a juicio para lograr una decisión definitiva.

Más información hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net