Poster de Breakfast at Tiffany's

 

Paramount Pictures Corporation disputa a un heredero de Truman Capote los derechos sobre la novela Breakfast at Tiffany's

En una demanda presentada en el Tribunal Superior de Los Ángeles en noviembre del año pasado, Alan U. Schwartz, fideicomisario de la organización benéfica Fideicomiso de la Última Voluntad y testamento de Truman Capote, presentó una demanda en contra de Paramount que alega que los derechos sobre la novela Breakfast at Tiffany's regresaron al albacea de Capote a la muerte del escritor en 1984 y después fueron transferidos al fideicomiso.

Esto impediría a Paramount hacer una precuela o secuela de Breakfast at Tiffany's, o incluso una serie de televisión inspirada en el clásico cinematográfico de 1961 protagonizado por Audrey Hepburn.

Breakfast at Tiffany's fue publicada por Truman Capote en 1958. En la novela un escritor recuerda sus primeros días en la ciudad de Nueva York, cuando conoció a su notable vecina, Holly Golightly, que es una de las creaciones más conocidas de Capote. Después el autor autorizó que su obra fuese adaptada al cine en 1961, en un guion escrito por George Axelro y dirigida por Blake Edwards.

En la demanda se explica que "En 1991, el fideicomiso y la sucesión de Capote celebraron un acuerdo con Paramount, mediante el cual la productora optaba por ciertos derechos de secuela y precuela, entre otros, con respecto a la película. El acuerdo estipulaba que, si una película no se producía dentro de un cierto período de tiempo, los derechos volverían al fideicomiso".

El escrito explica que los derechos se revirtieron porque, según la ley de derechos de autor de 1909, que es la aplicable al caso, si el autor moría durante el período inicial de 28 años, el derecho a renovar los derechos de autor pasaba a los herederos legales.

Según la demanda, debido a una disputa por los derechos sobre el film La Ventana Indiscreta (Rear Window) de Alfred Hitchcock que llegó a la Suprema Corte en 1990, que  estableció que un estudio cinematográfico al que se le otorgan los derechos sobre una historia, sólo tiene una expectativa incumplida e inaplicable si el autor muere antes del período de renovación Paramount negoció con ellos.

“Paramount se enfrentó a la perspectiva devastadora de perder para siempre la derecho a explotar Breakfast at Tiffany's e inicialmente asumió la posición de que los sucesores de Capote estaban ‘legalmente obligados’ a negociar un nuevo acuerdo”. Lo que, según la demanda, condujo al acuerdo de 1991, que le permite reclamar los derechos por la secuela al fideicomiso.

La demanda señala que el fideicomiso sostuvo negociaciones en enero pasado, para producir una serie de televisión sobre Breakfast at Tiffany's y que ha recibido numerosas ofertas por cientos de miles de dólares, pero Paramount ha objetado estás negociaciones porque prefiere que se haga una película de la que ya tienen el guion y la intención de vender el proyecto a una plataforma de streaming.

Ahora, Paramount argumenta ante el tribunal que la Ley de derechos de autor de 1909 y la decisión de la Suprema Corte no afectaron los derechos en el extranjero. Pero además, dice que al haber pagado 300,000 dólares, obtuvo los derechos a nivel mundial y a perpetuidad, sin haberse obligado a filmar en un determinado momento la película.

Por lo pronto Paramount está pidiendo que el caso pase a una corte federal.

Más información hollywoodreporter.com/

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net