Guitarra

 

Según el activista de Los Ángeles Sennett Devermont, un policía de Beverly Hills usó música con la esperanza de activar filtros de derechos de autor

Desde hace algunos años ha existido un gran movimiento para fortalecer la protección de los derechos de autor en el ciberespacio y evitar que se utilicen sin autorización, pero en ocasiones se abusa de esas herramientas por parte de los titulares de derechos de autor y en ocasiones por parte de terceros.

Un ejemplo es el caso que expone Vice. Sennett Devermont, un activista que se ha enfocado en cuestionar los protocolos de actuación de la policía de Los Ángeles, California, Estados Unidos. En una serie de publicaciones en Instagram, el activista acusó a un oficial de policía de Beverly Hills de usar música con derechos de autor para evitar que la grabación de video que estaba realizando fuera compartida.

Devermont, que tiene más de 300,000 seguidores en Instagram, es conocido en los círculos policiales locales y, a menudo, filma sus interacciones con los oficiales. Este también fue el caso el viernes pasado cuando solicitó imágenes de una cámara corporal al sargento Billy Fair.

Al principio la conversación se llevó en buenos términos, pero cuando Devermont filmó con su teléfono el post-it que le había entregado Fair en donde aparecía el teléfono de un sargento de la policía, la situación cambió.

Según Devermont, compartir públicamente el número de teléfono del oficial con sus espectadores de Instagram está justificado. “Lo que sea necesario para hacer el trabajo”, le dice al oficial Fair, seguido de una serie de quejas sobre la burocracia en la estación de policía.

Si bien el oficial Fair permaneció tranquilo durante todo el encuentro, dejó de responder brevemente cuando Devermont se negó a decirle cuántas personas estaban viendo la transmisión en vivo. Luego, el oficial sacó su teléfono y comenzó a tocar la canción Santeria de la banda Ska Sublime.

Según Devermont, esa acción es una táctica conocida para desconectar las transmisiones en vivo. Posteriormente repitió esta acusación en Instagram.

“Creo que el Sargento Fair, también conocido como BILLY FAIR, está utilizando música con derechos de autor para evitar que pueda reproducir estos videos en las redes sociales”, escribe Devermont. “No está solo. Tengo un video de esto sucediendo con otro oficial que reproducía música mientras hablaba”.

Cuando se reproduce música en un video, inmediatamente se activan los filtros de Instagram que impiden la reproducción de obras musicales protegidas por derechos de autor y que, en un momento dado, pueden bloquear la señal.

En lugar de esperar a que se activaran los filtros de derechos de autor, el activista detuvo la transmisión él mismo. Fair luego revisó la cuenta de Instagram para confirmar que la transmisión estaba inactiva, después de lo cual la conversación continuó.

Devermont inicialmente compartió solo un clip corto, pero luego publicó el video completo en Instagram. Si bien las imágenes no prueban que el oficial usó intencionalmente la música para desencadenar un bloqueo por derechos de autor, parece ser que no existió otra finalidad.

Instagram es cada vez más estricto sobre la publicación de material protegido por derechos de autor. Cualquier video que contenga música, incluso si se reproduce en segundo plano, está potencialmente sujeto a eliminación. Cuando la red social detecta la música, finaliza la transmisión en vivo directamente o la silencia.

Incluso si el algoritmo no detecta la canción de inmediato, alguien, por ejemplo, un oficial de policía descontento, podría simplemente esperar hasta que el usuario publique el archivo del video en vivo en su página, para después presentar una queja en Instagram por violación a derechos de autor.

Para las cuentas de activistas como Devermont, lo que está en juego es particularmente importante: demasiadas violaciones pueden implicar la prohibición de todo el contenido de la cuenta.

En mayo del año pasado, Instagram aclaró sus políticas sobre la inclusión de música en transmisiones en vivo y comenzó a aconsejar a las personas que solo usaran clips cortos de música y que se aseguraran de que hubiera un "componente visual" en los videos: "el audio grabado no debe ser el propósito principal del video ", dijo la compañía.

Instagram tiene en cuenta lo siguiente: cuánto del total del video contiene música grabada, la cantidad total de canciones en el video y la duración de cada canción incluidas en el video. Bajo esa rúbrica, el video de Devermont no violaría las políticas, ya que es solo una canción y es puramente incidental.

Aparentemente, este incidente no es único. El activista compartió en privado un video similar con Vice. Ese encuentro inédito fue con otro oficial, que comenzó a reproducir una pista de los Beatles en su teléfono mientras lo filmaban.

El Departamento de Policía de Beverly Hills informó a la prensa que reproducir música con derechos de autor mientras se responden preguntas no es un procedimiento recomendado y que el incidente será investigado.

Ya sea que los policías estén usando música intencionalmente para evitar ser grabados o no, por ahora no parece ser muy efectivo. Devermont inicialmente desconectó la transmisión en vivo, pero luego publicó el video en su cuenta y sigue siendo visible.

Más información vice.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net