Logo del Super Bowl LIV

 

Presentan acción colectiva en contra de la liga de futbol americano por fallas en la transmisión en vivo durante el gran evento del año pasado

Un australiano está demandando en su nombre y en el de otros clientes -que la demanda estima entre 300,000 y 700,000 personas en unos 181 países- que compraron en un promedio de 200 dólares la suscripción "Pro" anual o semanal de Game Pass International de la NFL y se perdieron de ver momentos cruciales del juego en vivo.

La clase propuesta es: "Todas las personas que compraron Game Pass de los Demandados para la temporada de la NFL 2019 a 2020".

Si bien los clientes de Game Pass también pueden acceder a transmisiones en vivo y videos a pedido de todos los juegos de la temporada regular, la demanda argumenta que el atractivo principal de la suscripción es la capacidad de ver el Super Bowl en vivo.

En el escrito se explica que el 2 de febrero de 2020, apenas unos minutos después de iniciada la transmisión de la gran final entre Kansas City Chiefs y San Francisco 49ers.

“Si bien la transmisión en vivo finalmente se reanudó, se bloqueó nuevamente durante la conclusión crítica del partido, incluso durante los últimos tres minutos del juego cuando ambos equipos estaban a una jugada de la victoria”, destaca el escrito.

Los clientes internacionales de Game Pass no tenían una alternativa fácil o gratuita para ver el juego en vivo y se quejaron de que la empresa  "respondía con mensajes genéricos de copiar y pegar" a los usuarios que informaban de sus problemas.

"La visualización en vivo del Super Bowl es un bien no sustituible", afirma la demanda, que se presentó el jueves en la corte federal de Nueva York. "Ni siquiera la visualización ininterrumpida del juego más tarde es un sustituto adecuado de la visualización en vivo porque la publicidad y los comentarios de las redes sociales sobre el juego significan inevitablemente que una persona que vea el juego más tarde ya se habrá enterado del resultado. Conocer el resultado del juego disminuye la emoción y el interés de verlo en vivo junto con miles de millones de espectadores entusiasmados en todo el mundo”.

Unos días después del Super Bowl, la NFL ofreció a los clientes que se habían quejado, pero no a todos los afectados por la interrupción, según la denuncia, un reembolso parcial de 10 dólares.

Los demandantes piden una indemnización razonable, en relación al costo del servicio y el valor comercial del partido, y el pago de los abogados.

Pese a todo, millones vieron ilegalmente el Super Bowl LIV.

Más información hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net