Derribo de estatua de Edward Colston en Bristol

 

Presentan iniciativa para que el gobierno supervise en Inglaterra la remoción de estatuas históricas

La semana pasada el gobierno británico presentó a la Cámara de los Comunes del Parlamento una iniciativa de ley para evitar que en Inglaterra se quiten estatuas de personajes históricos con vinculación racista o discriminatoria, otorgando protección a las 12,000 estatuas que existen en Inglaterra.

La propuesta está siendo impulsada por el secretario de Comunidades, Robert Jenrick, quien en una columna publicada en el Sunday Telegraph declaró que está librando la guerra contra los "militantes del ayuntamiento" que han escrito una "narrativa única, a menudo negativa" sobre la historia del país, explicando que la nueva legislación protegería las estatuas de ser removidas “por capricho o por orden de una turba aulladora”. Son palabras que no han sido bien recibidas por gestores del arte.

La iniciativa sigue al derribo en el verano del año pasado de la estatua de Edward Colston, empresario esclavista del siglo XVII, en la ciudad de Bristol, en medio de las manifestaciones mundiales en contra de la discriminación hacia minorías.

En la redacción de la ley propuesta se dispone que antes de retirar cualquier estatua histórica se deberá contar con permiso de construcción o de planificación. Si un consejo de la ciudad pide permiso para retirar una estatua particular y a la petición se opone el organismo Historic England, se notificará de la situación al secretario de Comunidades para que pueda tomar la decisión final sobre la petición.

El que la ley disponga que las estatuas serán “mantenidas y explicadas” para las generaciones futuras, expone claramente el punto de vista del gobierno nacional actual sobre este difícil tema.

De ser aprobada esta ley iniciaría vigencia en marzo. La premura quizá se deba a las declaraciones del alcalde de Londres, Sadiq Khan que durante el verano pasado prometió revisar y mejorar “la diversidad de los sitios públicos destacados de Londres”, para lo cual se creó la Comisión para la Diversidad en el Ámbito Público que se enfoca en las estatuas situadas en Londres con vinculación a la esclavitud.

No nada más se trata de Londres. El viernes la Corporación de la City de Londres aprobó la remoción de dos estatuas ubicadas en su jurisdicción de políticos británicos vinculados con el tráfico de esclavos.

La City de Londres es un área de una milla cuadrada en el corazón de la ciudad que se regula por normativa propia y excepcional como un distrito administrativo ajeno a la ciudad de Londres. En esta milla cuadrada se ubica el distrito financiero de la ciudad y como tal, la zona con mayor poder adquisitivo, y cuya máxima autoridad es el Lord Mayor.

La decisión se ha tomado después de un exhaustivo trabajo de varios meses durante los que preguntaron a la población sus puntos de vista sobre las estatuas en los lugares públicos y que la creación de un grupo de trabajo en contra del racismo que recomendó que las dos estatuas por las que se votó el viernes pasado fueran removidas.

Además, ya está previsto un nuevo grupo de trabajo que, además de analizar opciones para reemplazar las estatuas, de preferencia con obras que marquen la abolición de la esclavitud y reconozcan la contribución de la esclavitud al crecimiento y expansión de la ciudad de Londres, auditará “nombres de calles y otros elementos culturales que están asociados con actos históricos de racismo como la trata transatlántica de esclavos”.

Al parecer en este tema, la población en general no tiene el mismo punto de vista que el gobierno de Boris Johnson, que no ha sido capaz de entender que no se trata de borrar la historia, sino de contarla de otra manera.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen theconversation.com