Plaza de San Marcos y Palacio Ducal, Venecia

 

El cierre del Palacio Ducal de Venecia podría poner en riesgo la concesión conferida por el estado italiano

La decisión tomada por el alcalde de Venecia, Italia, Luigi Brugnaro, de cerrar hasta el 1 de abril todos los museos de la ciudad, podría no solo ser culturalmente controvertida, sino ilegal por lo que respecta al Palacio Ducal.

El Palazzo Ducale, está ubicado en el extremo oriental de la Plaza de San Marcos y a lo largo de los años tuvo varios usos, como residencia de los dux o dogos -magistrados supremos de Venecia- sede del gobierno y de la corte de justicia y prisión de la República de Venecia. En 1923 el edificio fue destinado a museo y es uno de los varios museos cívicos de Venecia.

El museo no es propiedad de Venecia sino que el estado italiano otorgó en concesión a la ciudad su uso y goce mediante contrato que data de 1924. En este contrato se dispone en una cláusula que el museo debe permanecer abierto al público, estipulándose que “si el consejo de la ciudad contraviene [las condiciones] de este convenio o infringe su espíritu, que es el de observar los términos de la concesión de uso… de uno de los más gloriosos monumentos del arte e historia italianas y, como tal, herencia de toda la humanidad, el convenio quedará inmediatamente revocado.”

Para hacer frente a los contagios por el nuevo coronavirus, el estado italiano ordenó el 5 de noviembre el cierre de todos los museos hasta el 15 de enero, pero el alcalde Luigi Brugnaro decidió ampliar el cierre hasta el 1 de abril, fecha en que inicia la temporada turística en la famosa ciudad italiana cuyos residentes se quejaban del elevado número de turistas antes de la pandemia y que ahora parecen extrañar.

La decisión de ampliar el cierre de los museos ha sido fuertemente criticada por la opinión pública que ha pedido al alcalde revertir su decisión y permitir la apertura del Palacio Ducal y demás museos de la ciudad el 15 de enero. Lo anterior porque esta decisión significa la ampliación de la suspensión de la relación laboral de 84 empleados de tiempo completo y de 500 empleados externos, además de la desviación de los fondos extraordinarios de 8 millones de euros concedidos por el ministerio de cultura nacional para el balance de fin de año del presupuesto anual de los museos.

Brugnaro ha defendido su decisión y declaró al periódico Il Fatto Quotidiano: “Estoy haciendo lo que haría cualquier buen padre de familia. La apertura de los museos depende de si las personas pueden viajar libremente, del grupo de usuarios. Nuestros museos dependen principalmente de los turistas. Hay una lógica empresarial, una cultura empresarial para hacer que las cosas funcionen. ¿Debería avergonzarme de administrar un bien público como una empresa comercial, de hacerlo rentable?"

Si bien existe la posibilidad de una controversia legal por los términos del convenio de concesión, la realidad es que Italia, como el resto de los países de Europa, enfrenta un aumento en el número de contagios lo que posiblemente orillará al gobierno a tomar la decisión en los próximos días de elevar a Venecia de “zona amarilla”, de menor riesgo, a “zona anaranjada” en la que el cierre de los museos es obligatoria según las disposiciones que regulan las medidas contra el COVID-19. En ese caso, la decisión “empresarial” del alcalde de cerrar el Palacio Ducal será totalmente intrascendente.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de Edmund Hochmuth de Pixabay