Britney Spears

 

En una audiencia realizada el martes, la juez de Los Ángeles Brenda Penny se negó a suspender a James Spears como tutor de la cantante

En la audiencia del proceso anual de revisión de la tutela de Britney Spears realizada en la Corte Superior del Condado de Los Ángeles, a través de videoconferencia y llamada telefónica, la juez confirmó por el momento el papel de James "Jamie" Spears como tutor, pero no descartó que en un futuro puedan presentarse nuevas mociones para su suspensión o expulsión total.

Además, atendiendo en parte a la solicitud de la cantante, nombró a un fiduciario financiero, Bessemer Trust Co., como co-tutor para la administración de su patrimonio. La audiencia tenía el fin de revisar la contabilidad, un informe anual sobre los gastos de Britney Spears y los gastos que ha realizado su padre en su nombre, así como el nombramiento del co-tutor y la revisión de múltiples mociones.

Durante la audiencia, los abogados de Spears y su madre, Lynne, supuestamente instaron al padre de la cantante de 38 años a renunciar a la tutela, a través de la cual ha regido la vida y la carrera de la estrella del pop durante más de una década.

“Mi cliente me ha informado que le tiene miedo a su padre. Ella no actuará mientras su padre esté a cargo de su carrera”, dijo Samuel D. Ingham III, abogado de la cantante en la audiencia realizada por teléfono y videoconferencia. Spears no asistió, pero sus padres estuvieron presentes por video, según documentos judiciales.

En enero de 2019, la cantante canceló abruptamente su show "Britney: Domination" en Las Vegas antes de que comenzara, y luego se registró en un centro de salud mental. No ha actuado en vivo desde 2018. Según distintos medios el abogado de Britney Spears culpó a su padre de la pausa profesional de la cantante.

La abogada de Jamie Spears, Vivian Lee Thoreen, le dijo al juez que no cree que "haya una pizca de evidencia" para respaldar la suspensión del cargo de tutor y objetó las declaraciones de Ingham sobre la relación padre-hija como un rumor inadmisible.

En la audiencia Ingham también expresó el descontento de Britney porque ante la renuncia de su gerente de negocios, Lou M. Taylor, y su compañía, Tri Star Sports & Entertainment, James Spears nombró uno nuevo sin consultarla.

La abogada de James Spears argumentó que al nombrar a un nuevo gerente comercial, él solo estaba manteniendo la continuidad del negocio de su hija y haciendo su trabajo como curador, que había hecho hasta el momento un buen trabajo pasando el patrimonio de la cantante, de uno lleno de deudas y enfrentando millones de dólares en demandas, en uno con un valor de más de 60 millones de dólares, además de que no tenía ninguna obligación legal de informar a la cantante sobre estos movimientos.

Los expertos legales consideran que es inusual que alguien tan joven y productivo como Spears esté en una tutela, que generalmente se usa para proteger a los ancianos, los enfermos y los discapacitados mentales. Tales tutelas generalmente están destinadas a personas que probablemente no mejoren y, a menudo, permanecen vigentes hasta que la persona muere.

En el caso de Spears, se esperaba que la tutela, figura a la que la cantante se sometió de forma voluntaria para salvaguardar su persona y su patrimonio en 2008 después de la crisis nerviosa que vivió, iba ser temporal, pero Spears, de 38 años, ha permanecido bajo el control más tiempo de lo esperado.

Britney Spears ha reconocido que la tutela era necesaria, y probablemente salvó su carrera, pero a partir de mayo pidió una revisión de la figura y la remoción de su padre, lo que hasta ahora no ha conseguido.

Otra audiencia está programada para el 16 de diciembre.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.