Comparación de imágenes de carita feliz

 

En solicitud de juicio sumario Marc Jacobs International (MJI) dice que Nirvana no ha podido demostrar violación a derechos de autor y marca registrada

El caso inició en diciembre de 2018, después de que Jacobs lanzó su nueva línea Reduxe Grunge, que incluye el uso de un diseño tipo smiley face como el que la reconocida banda utilizó, pero cambiando las “x” de los ojos por una “m” y una “j”, iniciales de Marc Jacobs y sustituyendo el nombre de Nirvana por la palabra Heaven, pero la línea de la sonrisa es la misma, al igual que la tipografía.

Para los representantes de Nirvana, “el uso no autorizado de Marc Jacobs de la imagen protegida es intencional”, para hacer más auténtica a los ojos del consumidor la asociación del grunge con la colección, sin embargo, el logotipo original fue diseñado por el líder del grupo, Kurt Cobain, en 1991 y se registró en 1993. En la demanda se acusa a Jacobs de acciones "opresivas, fraudulentas y maliciosas,… causando lesiones irreparables a Nirvana”.

Jacobs contrademandó a Nirvana, LLC, la empresa formada en 1997 Dave Grohl, Krist Novoselic, y la sucesión de Kurt Cobain, encabezada por Courtney Love, argumentando que el registro de derechos de autor de la banda sobre el diseño de la cara sonriente es inválido e inaplicable. "La aparente ausencia de cualquier persona viva con conocimiento de primera mano de la creación de la obra en cuestión supuestamente con derechos de autor, junto con numerosas otras deficiencias en el Registro 166 que es la base de la demanda por infracción de Nirvana, son la base de está reconvención" señala el escrito.

Después de casi dos años, MJI, la marca de moda propiedad de LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton, argumenta en su moción de juicio sumario que cada una de las afirmaciones de Nirvana deben ser descartadas como resultado de una serie de supuestas deficiencias. “Es irónico la cantidad de problemas que puede causar una sonrisa”, inicia la moción de sentencia sumaria que presentó el lunes.

En primer lugar, señala la "falta de cumplimiento de las condiciones previas de un registro de derechos de autor válido" de Nirvana. Específicamente, MJI alega que muchas de las declaraciones contenidas en el registro, desde el nombre del autor y la fecha de publicación hasta la designación como un "trabajo hecho por encargo", son "incorrectas".

“Si la Oficina de Derechos de Autor hubiera sabido de estos errores, no habría emitido el registro en la forma en que se encuentra actualmente, por lo que el registro tal como está no es válido”, argumenta MJI. Teniendo en cuenta los derechos de autor supuestamente inválidos, MJI alega que "todo el caso parte de la premisa falsa de que el Sr. Kurt Cobain creó el diseño de la camiseta" en cuestión, cuando, en realidad, hay "pruebas en el expediente que muestran que el creador del diseño de camiseta registrado es el director de arte, el Sr. Robert Fisher, que no era un empleado de Nirvana, Inc., el reclamante de derechos de autor que figura en el registro, y que ha jurado que no transfirió sus derechos a nadie".

Es de destacar que en septiembre, Fisher solicitó la autorización del tribunal para unirse a la demanda sobre la base de que él, y no el difunto líder de Nirvana, Kurt Cobain, fue quien creó el diseño. Fisher afirma que se le ocurrió el diseño en 1991 cuando estaba trabajando en otros proyectos para Nirvana, incluida la portada del álbum de 1991 de la banda, Nevermind, mientras era director de arte en Geffen Records.

Además, MJI señala que aunque el registro fuera válido, el reclamo de violación al derecho de autor de Nirvana debe desestimarse "porque no existe una similitud sustancial" entre la expresión protegible de la cara sonriente de Nirvana y la cara sonriente utilizada por MJI, que es el estándar requerido para evaluar si dos obras son lo suficientemente similares como para dar lugar a un hallazgo de infracción de derechos de autor.

En cuanto a los derechos de marca de Nirvana, NJI afirma que el diseño no es una marca comercial susceptible de protección porque los consumidores no pueden vincularla a Nirvana, o a una sola fuente, porque la “carita feliz” es "un símbolo omnipresente" que Nirvana utilizó "como mera ornamentación y [que] no tiene un carácter distintivo inherente o adquirido".

Más específicamente, MJI afirma que a pesar de los argumentos de Nirvana de que el diseño específico de la carita sonriente ha “llegado a simbolizarse con Nirvana", y que "una parte significativa del público consumidor asume que todos los bienes o servicios que llevan el logotipo están respaldados por o asociados con Nirvana”, en realidad “ ‘la carita sonriente de Nirvana’ es una mera variación de un símbolo genérico usado de forma ornamental, y es conceptualmente débil debido al uso generalizado de diseños similares en la ropa por parte de terceros”.

Agregan que no existe confusión del consumidor porque los productos de MJI y los productos de Nirvana "están dirigidos a distintas clases de consumidores, en diferentes puntos de venta", como lo indica el hecho de que los precios de sus respectivos productos "divergen significativamente” y que los clientes de MJI "buscan [sus] productos para estar a la moda, mientras que los consumidores de productos de Nirvana son fanáticos de la banda y simplemente quieren mercancía que refleje eso”.

MJI señala que Nirvana “no ha presentado una encuesta de consumidores sobre la probabilidad de confusión a pesar de tener casi dos años y recursos financieros significativos para hacerlo”,  cosa que supuestamente ellos si hicieron, y de 447 consumidores “el 10.8% de los encuestados vieron el emoticón de Nirvana como asociado con una sola fuente, y solo un mero 9% con Nirvana específicamente”, lo que no es suficiente para demostrar una afectación significativa a Nirvana.

Para MJI este resultado es consistente con su argumento de que el consumidor encuentra una gran oferta en el mercado de caras sonrientes y que no necesariamente se identifica con productos de Nirvana.

Finalmente MJI afirma que la encuesta también demuestra que la agrupación musical no promueve la cara sonriente “sin el término NIRVANA, y no hay evidencia de publicidad dirigida a 'buscar' educar a los consumidores sobre la afiliación del emoticón con el negocio [de Nirvana]”.

Teniendo en cuenta lo anterior, MJI afirma que Nirvana no ha podido demostrar que tiene una marca comercial válida y protegida, y que existe la posibilidad de que el consumidor confunda esa marca y la carita sonriente de MJI, y que el tribunal debe conceder su moción de juicio sumario y desestimar todos los reclamos de Nirvana en el caso, que afirma "ha sido presentado de mala fe desde el principio".

Más información thefashionlaw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net