Letrero #MeToo

 

Actor australiano procesado por agresión sexual, cantó durante la deposición para demostrar que un beso nunca sucedió

En un juzgado en Melbourne, Australia, se está ventilando el proceso en contra del actor, cantante y compositor australiano Craig McLachlan, acusado por cuatro actrices de agresión sexual indebida durante un espectáculo de teatro presentado en Melbourne.

Las actrices acusan al actor de tocamientos indecentes, de haber mostrado sus genitales y una de ellas lo acusa de “haber metido forzosamente la lengua en su garganta” durante el espectáculo, en un beso que no estaba previsto en la escena, acusación que el actor negó cantando como evidencia.

Craig McLachlan, de 55 años, prestando testimonio vía remota desde Sídney, explicó a la juez Belinda Wallington que se trató de “un breve beso de un segundo”, previsto en el show y que de haber sido un beso más intenso, hubiera perdido el ritmo de la presentación. Para ilustrar esto, entonó la canción de la escena en cuestión al tiempo que chasqueaba sus dedos. “Si me tardo en esa escena por querer un besuqueo, pierdo la siguiente indicación de luz”, dijo a su abogado Stuart Littlemore durante el interrogatorio.

Esta actriz argumenta que después del beso, ella lo confrontó fuera del escenario y que él le respondió que si volvía a hablarle así estaría “acabada”, acusaciones que él niega, así como haber mostrado sus genitales a esta misma actriz en el camerino.

En total, McLachlan es acusado por cuatro actrices de seis cargos de agresión indecente y siete de agresión común, cargos todos a los que el actor se ha declarado no culpable.

Otra de las acusaciones señala que el actor, mientras estaba oculto del público, tocó la pierna de otra actriz casi hasta su zona genital mientras ella estaba en escena. Otra lo acusa de haberle dado una bofetada y otra acusación dice que el actor colocó su mano forzosamente en la cara de otra actriz durante otra escena. Para todo esto el actor tiene explicaciones.

Durante el interrogatorio, el fiscal Matt Fisher lo confrontó sobre un suceso ocurrido en 1990 cuando presuntamente también expuso sus genitales a una actriz y escribió sobre ello, pero el actor, como en las acusaciones previas, negó los hechos.

Sobre el intercambio de mensajes con una de sus acusadoras usando lenguaje vulgar, Craig McLachlan aseguró al fiscal Fisher que sí empleó ese tono, pero solo después de que ella empezó a usar ese lenguaje.

El actor aceptó haber besado a una actriz, pero dijo que había sido consentido, y explicó que tras el escenario bromeaba con sus compañeras de reparto diciendo que las amaba o elogiándolas por su apariencia, pero negó cualquier intención sexual en ello. “Me gusta ser el divertido, el gracioso Craig en el trabajo … No me voy a disculpar por quien soy”, declaró al tribunal.

De momento el proceso sigue con las deposiciones de testigos. Se espera, sin embargo, que nadie más cante para presentar evidencia de lo sucedido dentro y fuera del escenario durante presentaciones que ocurrieron hace algunos años.

La juez Wallington dictará sentencia una vez que haya escuchado a todas las partes.

Más información smh.com.au

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net