Concierto de rock

 

Universal Music demandó a político australiano por el uso no autorizado del éxito We're Not Gonna Take It

Ante el tribunal federal de la juez Anna Katzmann en Australia, se está ventilando la acusación de infracción a derechos de autor que Universal Music presentó en contra de un empresario y político por el uso no autorizado del éxito de los años 80 We're Not Gonna Take It de Twisted Sister.

Se trata de un caso más en el que los políticos toman música popular y la transforman para apoyar sus campañas, creando, en unos casos, la falsa percepción en el electorado de que el o los artistas apoyan a ese particular candidato o plataforma política y, en otros, generando asociaciones negativas. En México, cada año electoral somos también testigos de este fenómeno.

Pese a que el uso no autorizado de la música constituye una infracción a los derechos de autor, son muy pocas las veces en que las disqueras o los artistas presentan demandas de este tipo porque, por regla general, la campaña política llaga a su fin mucho antes de que el caso sea escuchado en un tribunal.

Pese a que los artistas prefieren enviar cartas de cesar y desistir a los políticos y hacer publicidad de este hecho para tratar de desvincularse de esa campaña en lo particular, hay algunos artistas que han optado por presentar sus demandas como lo hizo en septiembre en los Estados Unidos el cantante Eddy Grant por el uso en un video de la campaña de Donald Trump de su éxito de 1983 Electric Avenue. En esta demanda el abogado del cantante dijo que "Eddy defiende la paz y la justicia y este anuncio [de Trump] no es coherente con los ideales que Eddy ha defendido y sobre los que ha cantado durante años". Otro que demandó también a la campaña Trump por el uso no autorizado de su música fue Neil Young: “El demandante no puede permitir que su música se use como 'tema musical' para una campaña divisiva, antiamericana, de ignorancia y odio", se estableció en esa demanda.

En el caso de Australia, la canción de Twisted Sister, su mayor éxito musical, fue utilizado por el empresario y político Clive Palmer que en 2019 cambió el famoso coro de Oh, we're not gonna take it para decir que los australianos ya no aguantarían más: Australia ain't gonna cop it, no Australia's not gonna cop it, Aussies not gonna cop it any more.

Durante la audiencia de este lunes, Patrick Flynn, abogado de Universal Music, empresa propietaria de la licencia de la canción, expuso a la juez Katzmann que a finales de 2018 se aproximó a Universal Music una agencia de publicidad para pedir la licencia de la canción. Sin embargo, en lugar de cumplir con la lista de condiciones que la empresa imponía para otorgar la licencia de uso, el político decidió irse por la libre y usar el pegajoso estribillo para sus fines electorales, previendo que en ese momento de la contienda electoral no podría sacarse del aire su publicidad.

Así, expuso el abogado de Universal, Clive Palmer decidió no pagar una licencia de uso de 150 mil dólares australianos y en su lugar pagó 12 millones en publicidad por comerciales que fueron transmitidos 18,649 veces en televisión pública y vistos 17.5 millones de veces en YouTube. Para Karina Masters, directora de marketing de Universal, en el caso fue una “asociación negativa” lo que hace posible que ya nadie más quiera adquirir los derechos de la canción para usarla.

Por su parte, Edmund Robinson, abogado del empresario Palmer, dijo que la canción contendida no es We're Not Gonna Take It sino un himno del siglo XVIII titulado O Come, All Ye Faithful, del que Universal no tiene los derechos y que, en todo caso, al haberse cambiado la letra de la canción se trató de un uso justo que cae en la categoría de sátira o parodia.

Para tratar de rebatir que la canción es el viejo himno y no el éxito de rock de los 80, el abogado Flynn sugirió a la juez que escuchara la música en su oficina, con un equipo de audio adecuado para poder percibir la infracción a los derechos de autor.

De momento el proceso continúa.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net