Sala del Musée du quai Branly – Jacques Chirac

 

Tribunal francés condenó a un activista congolés que pidiendo la restitución de objetos protagonizó demostración en museo parisino

El miércoles, el activista panafricano Mwazulu Diyabanza fue condenado por una corte de París, Francia, a pagar una multa de 1,000 euros por haber intentando sacar en junio piezas africanas del Musée du quai Branly en protesta por el robo cultural de África.

Emery Mwazulu Diyabanza pertenece a una organización llamada Unité Dignité Courage que denuncia el robo de objetos ancestrales por parte de los europeos. Como parte de su protesta, en la visita que hizo en junio al Musée du quai Branly tomó una pequeña estaca funeraria del siglo XIX que fue sustraída de una región que ahora se localiza en Chad o Sudán y pronunció un discurso que fue grabado y transmitido en Facebook. Junto con otras cuatro personas fue imputado por tentativa de robo.

Los abogados de la defensa, Calvin Job y Hakim Chergui, declararon en septiembre que la defensa se centraría en la exposición de la esclavitud y el colonialismo y que la acción no podía ser calificada de intento de robo sino de una manifestación política “Se trata claramente de personas que tienen un mensaje político y que, mediante un acto militante, quieren comprometerse con la opinión pública”, dijo el abogado Chergui.

Sin embargo, el presidente del tribunal correccional de París, aunque reconoció que se trató de una acción “militante”, dijo que este tipo de actos están desaconsejados. "Tiene otros medios para llamar la atención de la clase política y del público" sobre el tema de la restitución de artefactos africanos, dijo, encontrando a cuatro de los imputados culpables no de tentativa de robo sino de robo agravado, y absolviendo a un quinto participante.

De los cuatro sentenciados, Mwazulu Diyabanza fue condenado a pagar una multa de 1,000 euros. Los otros tres fueron sentenciados a pagar multas de entre 250 y 750 euros, aunque estas últimas quedaron en sentencias suspendidas.

Conocida la sentencia, los abogados Job y Chergui se manifestaron “decepcionados” del fallo señalando que este juicio "responde a la violencia de la ocultación de la historia colonial por el supuesto rechazo a enfrentar el carácter político de una acción indudablemente militante". "En ese sentido se suma negación sobre negación, a la ceguera política, fiel al continuum colonial, la ceguera judicial", subrayaron, haciendo saber que la sentencia será apelada.

Aunque Mwazulu Diyabanza enfrenta otro proceso en Marsella el 17 de noviembre por una acción semejante y otro en enero en Países Bajos por el mismo acto, a la salida del tribunal parisino declaró que "la legitimidad para ir a buscar lo nuestro no descansa en los jueces de un gobierno prevaricador", y añadió que “continuaremos la lucha con todos los medios a nuestro alcance. No seremos disuadidos”.

Mientras tanto, la semana pasada los miembros de la Asamblea Nacional de Francia aceptaron con unanimidad de votos la devolución a Benín de 26 artefactos robados, de una lista de los más de los más de 90,000 objetos extranjeros que se estima que están en posesión de Francia. Se trata de una iniciativa de ley que fue presentada en julio por el presidente Macron en cumplimiento de una promesa de restitución que hizo en 2018.

Una acción semejante protagonizó otro activista en el Museo de los Muelles de Londres. En su caso fue presentado a la autoridad judicial por haber usado o exhibido “palabras o comportamientos amenazantes, abusivos o insultantes con la intención de causar acoso, alarma o angustia” y en septiembre fue encontrado culpable de acoso.

No descartemos que cada vez se presenten con más frecuencia este tipo de acciones ya que la indignación por la exhibición de bienes robados va en aumento no solo entre activistas africanos, americanos o asiáticos, sino también entre académicos e intelectuales.

Más información lemonde.fr

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen es.parisinfo.com