Musée du quai Branly – Jacques Chirac

 

Procesarán en París a activista congolés que se manifiesta en contra de exhibición en museos de objetos robados

Está previsto que el 30 de septiembre se ventile en un tribunal de París, Francia, la acusación en contra de Mwazulu Diyabanza, activista congolés acusado de intento de robo del Musée du quai Branly – Jacques Chirac, de París, de una estaca funeraria del siglo XIX originaria de África.

Los hechos por los que Mwazulu Diyabanza será procesado ocurrieron en junio cuando durante una visita al museo quai Branley, que exhibe piezas de culturas ancestrales de África, Oceanía, Asia y América, Diyabanza habló sobre el robo de objetos ancestrales por parte de los europeos y tomó una pequeña estaca funeraria del siglo XIX que fue sustraída de una región que ahora se localiza en Chad o Sudán. Los sucesos, desde el discurso, fueron transmitidos en vivo en Facebook con ayuda de otras cuatro personas.

Un mes después, en un museo en Marsella, al sur de Francia, Mwazulu Diyabanza hizo una demostración semejante que también fue transmitida en vivo, y luego, en el Afrika Museum de la ciudad neerlandesa de Berg en Dal tomó una estatua funeraria congolesa. Estas demostraciones son parte del activismo panafricano que pretende reparaciones del colonialismo, esclavitud y expropiación cultural realizada por los europeos.

“El hecho de que tuve que pagar mi propio dinero para ver lo que ha sido tomado por la fuerza, esta herencia que pertenece al hogar de donde vengo, eso fue lo que me decidió a tomar acción”, declaró Mwazulu Diyabanza durante una entrevista que concedió a The New York Times en París. Añadiendo en la entrevista que el museo “contiene objetos robados”, ha expresado el sentir de muchos de los habitantes de los continentes que fueron despojados de sus objetos, América Latina incluida. “No hay prohibición para que un propietario tome de regreso su propiedad en el momento en que la encuentra”, dijo.

Este sentimiento de despojo ha ido creciendo y este tipo de demostraciones en museos que exhiben arte y objetos robados son cada vez más frecuentes lo que ha llevado a muchos académicos e historiadores de arte a cuestionar a los gobiernos europeos sobre la falta de políticas de restitución.

En el caso particular de Francia, en julio el gobierno presentó una iniciativa de ley para regresar algunos de los objetos “tomados por la fuerza o que se presume fueron adquiridos por medio de condiciones inequitativas”. No se trata de una devolución total de los más de 90,000 objetos que se estima están en posesión de Francia, sino de algunos objetos determinados entre los que se encuentran 26 que fueron saqueados por tropas francesas en 1892 de un palacio real en Benín y que están en exhibición en el mismo museo en el que Mwazulu Diyabanza hizo su demostración en París. Si bien la iniciativa se refiere a 26 objetos, a la fecha solo se ha restituido uno

En enero, en el museo de los muelles de Londres, Museum of London Docklands, Isaiah Ogundele, protestó airadamente por la exhibición de artefactos también tomados de Benín lo que llevó a la Policía Metropolitana a detenerlo y posteriormente presentarlo ante el Juzgado de Instrucción de Stratford con cargos de haber usado o exhibido “palabras o comportamientos amenazantes, abusivos o insultantes con la intención de causar acoso, alarma o angustia.” El viernes pasado un juez lo encontró culpable de acoso.

En el proceso en Francia, Mwazulu Diyabanza y sus asociados están siendo representados por tres abogados.

“Vamos a poner la esclavitud y el colonialismo a juicio el 30 de septiembre”, declaró sobre el proceso el abogado Calvin Job. “Encabezamos una batalla legítima en contra de acusaciones injustas”, dijo, agregando que el estado francés tiene objetos en sus colecciones que son producto del robo. “Si hay ladrones en este caso, ellos no están de este lado del estrado, están del otro lado”.

Hakim Chergui, otro de los abogados que representa a Mwazulu Diyabanza dijo que su cliente no debe ser procesado por intento de robo porque lo que hizo fue una declaración política. “No estamos hablando de un grupo de estafadores que querían robar una estatua para revenderla”, dijo. “Se trata claramente de personas que tienen un mensaje político y que, mediante un acto militante, quieren comprometerse con la opinión pública”.

El abogado Chergui dijo que basarán la defensa en que el estado francés no persigue actos políticos y presentarán como antecedente la absolución que hizo una corte de apelaciones de una activista del grupo feminista Femen que desnudó su torso en un museo de cera y atacó una estatua de Vladimir Putin.

Mwazulu Diyabanza y quienes le asisten en sus demostraciones enfrentan cargos separados en un tribunal en Marsella, en un proceso que será escuchado en noviembre.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen es.parisinfo.com