Persona haciendo un tatuaje

 

Suprema Corte de Japón concluyó que los tatuadores no necesitan tener licencia de medicina para ejercer

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Japón concluyó la semana pasada a favor de un artista del tatuaje y estableciendo que no es necesario que los tatuadores tengan licencia de medicina para ejercer su oficio.

El caso fue presentado en contra del tatuador Taiki Masuda, de 32 años, quien fue procesado en la Corte de Distrito de Osaka por haber tatuado a tres mujeres entre julio de 2014 y marzo de 2015, sin tener licencia de medicina. En septiembre de 2017 esta instancia lo encontró culpable de poner en riesgo la salud de las personas porque los tatuajes pueden ocasionar daños a la piel, y se le impuso una multa de 150,000 yenes, actualmente unos 1,437 dólares estadounidenses. La Corte de Distrito de Osaka concluyó que el tatuaje es un arte de la medicina.

La decisión fue recurrida y en noviembre de 2018 el Tribunal Superior de Osaka concluyó que los tatuajes tienen características decorativas y artísticas y que no se hacen con propósitos médicos, por lo que revirtió la decisión.

La fiscalía apeló la decisión y así el caso llegó hasta la Suprema Corte de Japón. La fiscalía argumentó que los tatuajes pueden ser considerados actos de medicina y que, por tanto, el tatuador debe tener una licencia para practicar la medicina.

El panel de jueces que revisó el asunto comenzó por definir actos de medicina, estableciendo que “son las acciones consideradas tratamientos médicos o guías de salud que pueden causar daño sanitario si no son realizados por médicos.” Los jueces añadieron que “los tatuajes requieren habilidades artísticas diferentes de la medicina y que no puede ser asumido que los médicos los hagan exclusivamente”, concluyendo que la práctica, por tanto, no es un acto de medicina.

El presidente del panel, el juez Koichi Kusano, agregó que si lo que se desea es establecer limitaciones para evitar riesgos en los procedimientos de tatuajes, se debe elaborar una nueva ley sobre el asunto.

Con esta decisión no solo se clarifica el panorama legal para los tatuadores en Japón, un país con una muy amplia cultura del tatuaje, sino que se anula la multa impuesta a Taiki Masuda quien podrá seguir trabajando en su estudio en Suita en la prefectura de Osaka.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net