Nicky Minaj y Tracy Chapman

 

En la demanda presentada por Tracy Chapman, Nicky Minaj obtiene una victoria sobre uso justo

Tracy Chapman demandó a la rapera Nicki Minaj, en octubre de 2018 por infracción de derechos de autor, alegando que Minaj había sampleado su canción Baby Can I Hold You en el tema Sorry sin permiso.

Ambas partes presentaron una moción de juicio sumario. Chapman argumentando que desde el principio se trató de una violación a derechos de autor de forma dolosa, con acciones “indiscutiblemente voluntarias” y que se debió contar con su autorización para hacer el sampleo.

Por su parte, los representantes de Minaj argumentaron que se trataba de un uso justo, y que no era necesaria la autorización para hacer el sampleo y la grabación. "En el proceso de creación, nadie se acerca al compositor original (el 'titular de los derechos') para obtener una licencia para experimentar", se afirma en la moción.

Al resolver estas mociones de juicio sumario, la jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Virginia Phillips, llegó a la conclusión de que la creación de Sorry de Minaj, no así la distribución posterior, fue un uso justo de los derechos de autor, señalando que exigir a los artistas que obtengan autorizaciones antes de ingresar al estudio sofocaría la innovación.

Al decidir esto, la juez Phillips rechaza el argumento de Chapman de que Minaj debería haber obtenido primero una licencia para Sorry y que la creación de la canción era de naturaleza comercial porque la estrella del hip-hop sabía que era necesaria la autorización de derechos de autor. Además, considera el uso justo sin tener en cuenta los posteriores esfuerzos de autorización fallidos, así como la controvertida filtración de Sorry.

"Chapman ha solicitado muestras de trabajos propuestos antes de aprobar las solicitudes de licencia porque quería 'ver cómo se usaría [su trabajo]' antes de aprobar la licencia, pero Chapman argumenta en contra de la práctica", escribe Phillips. "Un fallo que elimine estas prácticas comunes limitaría la creatividad y sofocaría la innovación dentro de la industria de la música. Esto es contrario al objetivo principal de la ley de derechos de autor de promover las artes para el bien público". Phillips tampoco ve ningún daño al mercado por la actividad de Minaj.

Dicho esto, todavía hay mucho que resolver en este caso . Y Minaj todavía enfrenta algunas dificultades para finalmente prevalecer.

Como establece el juez, es indiscutible que Minaj y Nas experimentaron en el estudio en 2017 y sabían que necesitarían una licencia para tener Sorry  en un álbum. Chapman negó repetidas solicitudes para otorgar una licencia. El 3 de agosto de 2018, Minaj se acercó a DJ Funkmaster Flex para adelantar un disco que deseaba que estrenara en su programa de radio de Nueva York. Una semana después, Sorry se escuchó en la radio y se promocionó en las redes sociales.

Eso suena bastante condenatorio sobre cómo Minaj es responsable de la filtración, pero no es claro sobre cuándo DJ Flex recibió el trabajo, quién se lo dio exactamente y si era una versión masterizada.

Cuando se lleve a cabo el juicio, es posible que Minaj tenga que enfrentar algunos testimonios contradictorios en declaraciones sobre cómo cambió de opinión después de acercarse a DJ Flex.

Pero por ahora puede saborear está victoria.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net