Tienda en línea de Banksy

 

La oficina de marcas de Europa cancela el registro de la marca de una obra del artista por falta de intención de uso

La División de Cancelaciones de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), publicó el 14 de septiembre su decisión de anular la marca concedida al artista callejero Banksy sobre la obra que en 2005 pintó en una pared en Jerusalén y que tituló Flower Bomber.

Banksy, a través de la firma legal que gestiona para él este tipo de asuntos, Pest Control Office Limited, registró como marca este trabajo en 2014, pero en febrero de 2019 la empresa británica de tarjetas de felicitación Full Colour Black Limited se opuso alegando que había sido registrada de mala fe y que no era distintiva. Lo anterior porque la marca no fue usada.

Al respecto, en su sitio web la EUIPO explica: “El propósito de su marca es que a sus productos o servicios se distingan de los de sus competidores en el mercado. Por lo tanto, debe dar uso a su marca. Si no la utiliza, terceras partes podrán impugnar su marca por falta de uso. La legislación establece que una marca de la UE debe ser objeto de un uso efectivo en la Unión Europea en un plazo de cinco años a partir de su registro.”

Para enfrentar esta oposición, en octubre Banksy abrió una tienda web y una tienda física, Gross Domestic Product, en Croydon, en el sur de Londres, explicando que abría la tienda por la disputa legal “posiblemente la menos poética de las razones para alguna vez hacer arte.”

“Una empresa de tarjetas de felicitación está oponiéndose a una marca que tengo de mi arte e intentando tener custodia de mi nombre para así poder vender legalmente su falsificada mercancía Banksy”, explicó el elusivo artista sobre la apertura de la tienda. El problema fueron las palabras que su representante dijo respecto de que el artista “había sido aconsejado que la mejor manera de evitar [perder la marca] era vender su propia gama de productos de marca.”

Al tomar su decisión, la EUIPO tomó en consideración varios aspectos, uno de ellos estas palabras que fueron la evidencia de que no existía por parte del artista la intención de usar la marca: “El uso, que fue hecho solo después de haberse iniciado el presente procedimiento, fue identificado como un uso para evadir los requisitos de la ley de marcas y, por tanto, no había una intención genuina de usar el signo distintivo como marca. Banksy estaba tratando de usar el signo distintivo solo para mostrar que tenía intenciones de usar el signo distintivo, pero sus propias palabras y las de su representante legal, desafortunadamente, debilitaron este esfuerzo.” En palabras del abogado Aaron Wood, representante de Full Colour Black, las declaraciones sobre la apertura de la tienda fueron las que “clavaron el último clavo del ataúd.”

La EUIPO también tomó en consideración en contra del artista una de sus características definitorias que es el anonimato: “Banksy ha elegido mantenerse anónimo y en su mayoría, pintar grafiti en la propiedad de otras personas sin su permiso, en lugar de pintarlo en lienzos de su propiedad … Debe señalarse que otro factor de consideración es que él no puede ser identificado como el incuestionable propietario de tales trabajos porque su identidad está oculta; más aún, no se puede establecer sin duda que el artista tenga algún derecho de marca de un grafiti. La EUTM [Marca Registrada de la Unión Europea] se presentó para que Banksy tuviera derechos legales sobre el signo distintivo ya que no podía confiar en derechos de autor, pero esa no es una función de la marca. Por lo tanto, la presentación de una marca no puede ser usada para mantener esos derechos que pueden no existir o, por lo menos, pueden no existir para la persona reclamando poseerlos.”

La EUIPO no dejó pasar de largo la aversión de Banksy por los derechos de autor, citando que alguna vez dijo que esos derechos “son para perdedores”, pero que “ha usado los derechos de autor de otros en algunos de sus trabajos.” Así, en los argumentos finales en los que recomienda la cancelación del registro de la marca, el panel que revisó el asunto señala que “Banksy ha decidido ser muy vocal respecto de su desdén por los derechos de propiedad intelectual”, pero esa opinión “no anula ninguna validez de derechos adquiridos de autor o de marcas.”

Aunque Banksy puede apelar esta decisión, el abogado Aaron Wood piensa que no lo van a hacer por declaraciones del represente legal del artista. Asimismo dijo que con esta decisión, el registro de la marca en Estados Unidos podría peligrar. “Si no hubo intención de usar, la marca no es válida y también está la cuestión del fraude. De hecho, todas las marcas comerciales de Banksy están en riesgo, ya que toda la cartera tiene el mismo problema. La única diferencia potencial es su portafolio de diseño y su marca denominativa para BANKSY".

Pese a que Banksy no ha querido lucrar con su obra, este afán de lucro de terceros con su obra es la causa de varios enfrentamientos legales que parecen avecinarse sobre el artista.

Más información worldtrademarkreview.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen shop.grossdomesticproduct.com