Smatphone

 

Ante la agencia federal del trabajo en los Estados Unidos, National Labor Relations Board, el sindicato más grande de la ciudad de Nueva York, District Council 37, presentó una queja en representación de los empleados del Museo Americano de Historia Natural por la obligación de usar una aplicación para monitorear su estado de salud diario.

Antes de que iniciaran en mayo los despidos en el Museo a consecuencia de la pandemia, unos 300 empleados de los casi 2,000 que trabajan en el Museo eran miembros de DC 37.

La queja se refiere a la aplicación ProtectWell, desarrollada por UnitedHealth Group y Microsoft y que es de aplicación gratuita para los patrones, lo que hace suponer a los usuarios que sus datos podrían ser usados con fines comerciales. Esta aplicación es en realidad un formulario que el trabajador debe llenar cada mañana con información sobre su temperatura corporal y síntomas como tos y otros, de tal forma que el sistema evalúa si el trabajador puede haber contraído la enfermedad y si es de riesgo para sus compañeros y público en general.

Cuando el Museo optó por usar esta aplicación, anunció a sus trabajadores que su uso era obligatorio y que quien olvidara llenar el formulario por la mañana no podría entrar a trabajar y consecuentemente su salario del día no sería pagado. El sindicato de guardias, que pertenece a DC 37, se opone a esta regla que han sentido como una amenaza e incluso han pedido que se les resuelva qué pasa con quienes no tengan smartphones para descargar la aplicación. Una pregunta que no ha sido respondida.

En la queja, DC 37 expone que la aplicación es una invasión a la privacidad de los trabajadores y que la información que se recolecta no está protegida por la ley de privacidad de datos de los pacientes, conocida como HIPAA. El director ejecutivo del sindicato dice que hay otras herramientas que el Museo puede utilizar para verificar el estado de salud de los trabajadores, incluyendo formularios en papel y otras aplicaciones que cumplen con HIPAA como HealthChampion. Los creadores de ProtectWell aseguran que este tipo de aplicaciones no están obligadas a cumplir con la mencionada ley.

Conforme con información que se proporcionó a The New York Times, las negociaciones sobre este asunto se han tornado tensas pues el Museo, aparentemente, no quiere ceder y usar otra herramienta, descartando completamente el uso de papel. Aseguran, al igual que los creadores de la aplicación, que es una herramienta segura y que los datos de las personas no quedarán expuesto, pero no han respondido cuanto tiempo queda almacenada la información ni otros detalles importantes en materia de privacidad. La regla de que quien no proporcione la información no entra a trabajar, parece ser que tampoco quiere ser flexibilizada.

Otras instituciones culturales, las que en lo general se han visto muy afectadas por el cierre de actividades por la epidemia, han optado también por el uso de aplicaciones, pero de forma flexible, de tal forma que quien olvide llenar la información o no quiera hacerlo por medio de la aplicación, puede hacerlo en formularios en papel y no se les impida la entrada a trabajar. Tal es el caso del Museo Metropolitano de Arte.

Las partes tendrán que resolver pronto esta situación pues el Museo Americano de Historia Natural no puede continuar con el cierre pues ya tienen un déficit presupuestario de unos 120 millones de dólares.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It