Manos entregando dinero

 

La familia Bathurst, de la nobleza británica, presento una demanda en contra de la empresa neoyorquina Art Finance Partners LLC pidiendo la devolución de una pintura del siglo XVIII con el argumento de que el comerciante que la entregó no era el legítimo propietario de la obra.

La pintura en cuestión, titulada The Bathurst Children, es obra de Thomas Gainsborough, uno de los artistas británico más importantes de la segunda mitad del siglo XVIII. En 2009 la familia entregó la obra al comerciante de arte Timothy Sammons para que la valuara. Una vez que el precio quedó fijado en entre 300,000 y 400,000 libras esterlinas, firmaron un acuerdo de consignación para que Sammons pudiera vender la obra.

Según la demanda, presentada el 12 de agosto en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, en 2014, sin permiso de la familia, Sammons sacó la obra del Reino Unido y la llevó a Estados Unidos donde la entregó a Art Finance Partners como garantía de un préstamo personal de 200,000 dólares estadunidenses. Art Finance Partners es, como describen en su página web, “una compañía financiera especializada que brinda soluciones innovadoras de crédito y asesoría a los propietarios de activos ‘no convencionales’, como arte fino y decorativo, antigüedades y artículos de colección.”

En la demanda, la familia Bathurst, encabezada por Rupert Edward Ludlow Bathurst, 4º vizconde Bledisloe, pide que la obra le sea regresada argumentando que Andrew Rose, director de Art Finance Partners, se refirió a los acuerdos de préstamo con Sammons como “empeños”. "Como un verdadero negocio de casa de empeño, en aproximadamente 1 de cada 5 acuerdos, terminamos siendo dueños de la obra", se lee en el correo presentado como prueba. De esta forma, se expone en la demanda, Sammons continuó empeñando otras obras a la firma financiera, obteniendo 710,000 dólares en préstamos en 14 días y en los meses siguientes entregó más piezas obteniendo por lo menos 1,045,000 dólares en préstamos.

La familia dice que las demandas civiles en contra de Sammons debieron haber encendido la “alerta roja” a la firma financiera de que las obras así entregadas no eran propiedad de Sammons.

Presuntamente en junio, Andrew Rose escribió a Sammons pidiendo el pago de los préstamos, pero poco después las autoridades de Nueva York, en el marco del caso seguido en contra de Sammons por hurto mayor, embragaron las obras de tal forma que la pintura contendida por los Bathurst se encuentra en un depósito de Art Finance Partners.

El abogado Mathew Hoffman, representante de Andrew Rose, declaró que no han sido notificados de la demanda por lo que no ha podido examinar a fondo las reclamaciones. Sin embargo declaró a los medios que Sammons vendió la obra en cuestión y que no fue garantía de ningún préstamo. “Si la familia tiene una reclamación, es en contra del señor Sammons por no haberles entregado el dinero que fue pagado, o posiblemente en contra de los abogados de los bienes que consignaron la obra al señor Sammons”, dijo el abogado, agregando que la familia eligió hacer negocios con Sammons. “¿Por qué no sabían que no era honesto?”

“Además, el comprador no era responsable de fiscalizar al señor Sammons para asegurarse que pagó a su cliente” agregó el abogado Hoffman. "El tema de la propiedad es una pista falsa. ¿Se espera ahora que los compradores de arte se aseguren de que los intermediarios paguen a sus clientes?", concluyó el abogado.

Ahora se deberá demostrar quién dice la verdad.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net