Nicky Minaj y Tracy Chapman
Nicky Minaj y Tracy Chapman

 

En octubre de 2018, Tracy Chapman demandó a la rapera Nicki Minaj por infracción de derechos de autor, alegando que Minaj había sampleado su canción Baby Can I Hold You  sin permiso. El juez debe decidir ahora si concede el juicio sumario y a quién.

Según los documentos revelados en la etapa de descubrimiento del juicio, en 2017, el artista de hip-hop Nasir bin Olu Dara Jones, conocido como Nas, le pidió a Minaj que grabara las voces para una nueva pista que incorporaría elementos de una canción más antigua llamada Sorry.

Minaj reconoció la canción y creyó que era obra de una artista conocida como Shelly Thunder, pero en realidad era una versión reggae de Baby Can I Hold You de Tracy Chapman, popular cantante de las décadas de los 80 y 90. Sin embargo, Nas y Minaj procedieron a trabajar en su nueva versión con el entendimiento de que aclararían los derechos más adelante si la colaboración les gustaba.

Minaj seleccionó Sorry para incluirla en su nuevo disco, Queen, y sus representantes buscaron una licencia para la composición de Chapman. Se dice que uno de los especialistas encargados de la tarea sabía que canta autora estaba en la "lista de no muestrear", una lista no escrita de artistas que son bien conocidos por no permitir el sampleo de sus obras. El equipo de Minaj hizo esfuerzos de todos modos, pero Chapman rechazó la solicitud. Minaj insistió y se desahogó en sus redes sociales.

En música, el sampling o muestreo es la reutilización de una parte de una grabación de sonido en otra grabación. Las muestras pueden comprender elementos tales como el ritmo, la melodía, el habla, sonidos, o partes enteras de música, y puede ser manipulado para que aparezca en la nueva grabación.

Chapman no cedió. La semana previa al lanzamiento de Queen, Minaj tuvo conversaciones con Nas, Aston George Taylor Jr, profesionalmente conocido como Funkmaster Flex , quien tenía un popular programa de radio en Nueva York, y otros sobre la situación.

El 11 de agosto, un día después del lanzamiento del álbum, Funkmaster Flex publicó en Instagram, "¡Shhhhhhh !!!! ESTA NOCHE 7PM !!! NICKY ME DIO ALGO !!! @nickiminaj ft @nas !!! (¡NO ESTÁ EN SU ÁLBUM!) ¡¡¡VAMOS A DETENER LA CIUDAD ESTA NOCHE !!!!!!!!!!!!! "

A la hora señalada, la estación de radio reprodujo la canción infractora y la estación de radio publicó un enlace a la misma en su página de Instagram. El tema circuló por Internet mientras Chapman presentaba avisos de eliminación de DMCA (Digital Millennium Copyright Act, Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital).

Finalmente Chapman presentó su demanda y solicitó una orden judicial para evitar que Onika Tanya Maraj-Petty, nombre real de Minaj, lanzara la canción Sorry, destacando que había "negado repetidamente" el permiso para que se sampleara su canción Baby Can I Hold You.

En este caso no está a discusión si las obras son sustancialmente similares. No hay duda de que Sorry deriva de Baby Can I Hold You. Tampoco se discute si el trabajo de Chapman es realmente lo suficientemente original como para merecer protección.

Ambas partes han presentado solicitudes de juicio sumario. Y en opinión de Chapman, este es un caso fácil, las acciones de Minaj fueron "indiscutiblemente voluntarias", destaca la moción presentada por sus abogados.

"Los hechos son indiscutibles", se lee en la moción. "La Sra. Maraj violó los derechos de autor de la Sra. Chapman al crear un trabajo derivado ilegal y distribuir ese trabajo. Además, estas acciones fueron indiscutiblemente intencionales. La Sra. Maraj tenía conocimiento de la ilegalidad de sus acciones y procedió. Por lo tanto, la reclamación de derechos de autor de la Sra. Chapman es apropiada para juicio sumario ".

Pero el abogado de Minaj, Eric George, en su moción de juicio sumario deja de lado la responsabilidad de la cantante. Es probable que ese tema lo aborden cuando den respuesta a la moción presentada por Chapman.

En cambio, el abogado centra la discusión en analizar si realmente el sampleo es una infracción a derechos de autor. "En el proceso de creación, nadie se acerca al compositor original (el 'titular de los derechos') para obtener una licencia para experimentar", se afirma en la moción.

"Los músicos simplemente experimentan. Si algo funciona y el artista que graba quiere lanzar la canción comercialmente, entonces el sello discográfico, los gerentes y los abogados se involucran y buscan el permiso requerido. Si se concede, la grabación se lanza comercialmente. Si se deniega el permiso, la grabación se descarta; nadie sufre daño; y la experimentación comienza de nuevo. Los artistas que graban necesitan esta libertad para experimentar y los titulares de derechos también aprecian el protocolo. A menudo, el titular de los derechos no quiere simplemente aprobar un uso en abstracto, es decir, ‘cualquier versión hip hop de su canción’. El titular de los derechos quiere escuchar la versión real antes de dar su permiso".

Es decir, para los representantes de Minaj, el sampleo es un uso justo de derechos de autor por lo que se puede crear un trabajo derivado sin permiso para ello. Tampoco se requiere permiso para su distribución, solo es necesario si la canción se lanza comercialmente. "De hecho, la creatividad se sofocaría si los artistas tuvieran que buscar y pagar una licencia antes incluso de experimentar con una obra".

Es dudoso que la necesidad de experimentar por sí sola pueda vencer un reclamo de derechos de autor, especialmente cuando la grabación se realizó y se hizo pública a instancias de Minaj. Sin embargo, los representantes de la hiphopera van más allá afirmando que si la cantante pierde "debería preocupar a todos los relacionados con la industria del entretenimiento" al estarse debilitando la habilidad creativa e innovadora de los artistas. Concluyen diciendo que la decisión “tendrá un impacto significativo en la industria de la grabación de música, de una forma u otra”.

Ya veremos qué dice el juez.

Imagen de townsquare.media

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Pin It