Los duques de Sussex y su hijo

 

Meghan Markle y el príncipe Harry están demandando a quienes resulten responsables por invasión de la privacidad, por imágenes ilegales que, según dicen, fueron tomadas de su hijo pequeño en su propio patio trasero.

Los ex miembros de la realeza y residentes en California están demandando debido a "intrusiones en serie en la privacidad de un niño de 14 meses en su propia casa, y el deseo y la responsabilidad de cualquier padre de hacer lo necesario para proteger a sus hijos de este frenesí alimentado artificialmente ", según una denuncia presentada el jueves en el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles.

Después de retirarse de su posición como miembros de la realeza, en parte, para escapar de los tabloides del Reino Unido, la pareja y su hijo se mudaron a un pequeño pueblo en Canadá. Luego, según la demanda, el Daily Mail publicó su ubicación exacta y los paparazzi aparecieron. Entonces, se mudaron nuevamente, esta vez a una comunidad cerrada en el área de Los Ángeles. Una vez más, el Daily Mail publicó la dirección de su residencia y, nuevamente, los paparazzi acudieron a su casa, esta vez usando drones y helicópteros.

"Algunos paparazzi y medios de comunicación han volado aviones no tripulados a solo 6 metros de altura de la casa, tres veces al día, para obtener fotografías de la pareja y su hijo pequeño en su residencia privada", establece la denuncia. "Otros han volado helicópteros sobre el patio trasero de la residencia, tan temprano como las 5:30 a.m. y tan tarde como las 7:00 p.m., despertando a los vecinos y a su hijo, día tras día. Y otros incluso han hecho agujeros en la valla de seguridad para mirar a través de ella".

En el escrito explican que habían ignorado la situación hasta que supieron que las fotos de su hijo Archie, supuestamente tomadas en público, estaban siendo comercializadas. La pareja señala que su hijo Archie no ha estado en público y mucho menos en Malibú, donde supuestamente se tomaron las fotos. Argumentan que las imágenes están intencionalmente mal identificadas porque las fotos no solicitadas de un niño pequeño en su propio hogar son ilegales. “Por ejemplo, la sección 1708.8 del Código Civil de California confirma que es ilegal tomar fotografías de individuos en sus casas particulares y otros lugares privados que utilizando dispositivos como drones y teleobjetivos”.

El duque y la duquesa de Sussex no saben quién tomó las fotos o quién está tratando de venderlas. Así que identifican a los demandados como John Doe, con la esperanza de descubrir sus identidades y también para avisar a los compradores potenciales de que las fotos fueron tomadas ilegalmente. Le están pidiendo a la corte que ordene a los acusados que entreguen todas las fotografías y les prohíban toda conducta ilegal y acoso. También buscan daños compensatorios y punitivos.

"Los Demandantes han hecho todo lo posible para mantenerse fuera del centro de atención excepto en relación con su trabajo, que libremente admiten que es noticia", se lee en la demanda. "Pero las fotos en cuestión no son noticias. No son de interés público. Son acoso. El único fin para tomar y/o vender esas fotos invasivas es sacar provecho de un niño".

En un comunicado emitido por el abogado de la pareja, Michael Kump, se dice que "La ley garantiza a todos los miembros individuales y familiares de California el derecho a la privacidad en su hogar. Ningún dron, helicóptero o teleobjetivo puede quitar ese derecho. El duque y la duquesa de Sussex están presentando esta demanda para proteger el derecho de su hijo a la privacidad en su hogar sin la intrusión de los fotógrafos, y para descubrir y detener a aquellos que buscan obtener ganancias de estas acciones ilegales".

Imagen de ine.es

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net