Poster de la octava temporada de The Walking Dead

 

La semana pasada AMC obtuvo una gran victoria en uno de los juicios por regalías sobre The Walking Dead ya que el juez determinó que la compañía de entretenimiento había interpretado correctamente los contratos.

Este caso inició en 2017 cuando cuatro de los productores ejecutivos de la serie, incluyendo a Robert Kirkman, uno de los creadores del comic, demandaron a AMC Networks Inc y 9 de sus filiales alegando que habían sido engañados en el reparto de regalías.

La demanda afirma que las entidades de AMC explotaron su “estructura corporativa integrada verticalmente, para combinar la producción y la exhibición de TWD, lo que permitió a AMC mantener la mayor parte de los enormes beneficios que la serie genera, para sí mismo y no compartirlos con los demandantes, como lo exigen sus contratos".

Esto es lo que se conoce como la contabilidad al estilo Hollywood. Como los grandes conglomerados controlan desde la producción hasta la transmisión y distribución de una serie, a través de sus distintas filiales diluyen los ingresos que las series generan con los supuestos gastos que provocan, hasta que finalmente los beneficios desaparecen, llegando al extremo de afirmar que generan cero beneficios, o hasta pérdidas, a pesar de que se trata de exitosas series, o como es el caso de TWD, la serie de televisión por cable más exitosa. The Walking Dead se exhibe en AMC Network después de obtener la licencia de AMC Film Holdings.

AMC alegó que los creativos fueron representados al momento de celebrar el contrato por un  abogado especialista que finalmente aceptó la forma de calcular las ganancias de AMC. Los demandantes dicen que el ex jefe de AMC, Charlie Collier, prometió que serían tratados de manera justa en un momento en que la compañía acababa de comenzar a producir su propio contenido. En cualquier caso, argumentan que la negociación nunca dio lugar a ningún acuerdo a largo plazo que adoptara explícitamente la definición de beneficios propuesta por AMC. Finalmente, el caso examina si a los cinco demandantes se les debe algo de los spin-offs, Fear the Walking Dead y Talking Dead.

En febrero y marzo, el juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Daniel Buckley, presidió un mini juicio que duró ocho días. Escuchó el testimonio de los demandantes, de los ejecutivos de AMC y de testigos expertos como el profesional legal Ken Ziffren . Su tarea consistía en decidir algunos temas centrales de la interpretación del contrato.

Para el juez está claro que el contrato le concede a AMC la autoridad para definir cómo se recaudan los ingresos brutos ajustados modificados (MAGR) por la exhibición de  The Walking Dead y que el contrato no menciona el tipo de tarifa de licencia utilizada para calcular las ganancias netas, pero que al considerar el acuerdo en su conjunto, se permite el método establecido por AMC.

Por lo que concluye que el contrato se está cumpliendo correctamente en sus términos.

"La decisión de hoy es una victoria total para AMC", dice su abogado Orin Snyder "El juez resolvió a favor de AMC en los siete asuntos que se presentaron en el juicio y confirmó que AMC cumplió con sus contratos y le pagó a [el creador de Walking Dead Robert] Kirkman y a los otros demandantes lo que se les debía. Como el tribunal determinó, estos demandantes tenían abogados y agentes especialistas de Hollywood y obtuvieron lo que negociaron. Ahora estamos dirigiendo nuestra atención al juicio en Nueva York, que implica reclamos muy similares de CAA y Frank Darabont".

Kirkman y sus co demandantes analizan apelar la decisión.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net