Fachada de Valentino en la Quinta Avenida

 

Valentino, la lujosa marca italiana de moda, ha presentado una demanda en un tribunal de Nueva York para dar por terminado el contrato de arrendamiento de su tienda en la Quinta Avenida de Manhattan, en la codiciada sección de esa famosa avenida de tiendas de lujo y atracción turística.

Se trata de un edificio de cuatro pisos ubicado en el corazón de Manhattan, arrendado a Savitt Partners LLC desde agosto de 2013. No se sabe a cuanto asciende la renta, pero según estimaciones hechas por el Wall Street Journal, tomando como base información del corretaje Cushman & Wakefield, en esa sección de la ciudad las rentas eran de un promedio de 2,513 dólares estadunidenses por pie cuadrado en 2013. Desde entonces, es probable que hayan aumentado.

En la demanda Valentino expone que “el actual clima social y económico, lleno de restricciones relacionadas con el COVID-19, medidas de distancia social, falta de confianza en los consumidores y el prevaleciente temor de proteger, personalmente, a las boutiques minoristas de lujo ‘no esenciales’”, ha evitado que opere la tienda como lo hacía usualmente, un escenario que parece que no va a cambiar en el futuro cercano.

Por tal motivo, en la demanda se señala una cláusula del contrato según la cual se obliga a que se use el espacio de la tienda de una forma que sea “consistente con la reputación de lujo, prestigio y alta calidad del vecindario inmediato de la Quinta Avenida.” Cumplir con esta disposición ofreciendo ventas minoritas en la boutique o servicios adecuados ha sido imposible bajo las circunstancias antes descritas.

La demanda se presenta, según Valentino, después de que Savitt Partners LLC dio a conocer que no está dispuesto a la rescisión del contrato sin hacer valer la pena convencional, pese a las circunstancias que prevalecen por la pandemia.

En la demanda se señala que Valentino notificó su deseo de dar por terminado este contrato, que tiene vigencia hasta julio de 2029, y entregar las instalaciones a finales de este año. Ante la negativa del arrendador, Valentino “se ve sin otra alternativa que iniciar esta acción legal.”

En Nueva York, estado que quedó muy afectado por el virus, las tiendas minoristas pudieron reiniciar ventas el 8 de junio, pero sin permitir el ingreso de los clientes y con entregas en las banquetas de pedidos realizados con antelación. En la ciudad de Nueva York ya ha iniciado la fase dos con la apertura de las tiendas, pero manteniendo la distancia social, lo que ha complicado estas reaperturas. La fase tres está prevista para iniciar el 6 de julio.

Sin duda esta pandemia nos está presentando situaciones inéditas y mientras algunos vaticinan un aumento en los precios de los inmuebles, otros prevén justo lo contrario, particularmente respecto de espacios comerciales, porque la forma de hacer negocios, indudablemente, está cambiando.

Más información thefashionlaw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen visit5thavenue.com