Filmación Enola Holmes

 

Antes de que Netflix lance la película de Enola Holmes, sobre la excepcional hermana de Sherlock Holmes, protagonizada por Millie Bobby Brown, la sucesión de Sir Arthur Conan Doyle ha presentado una demanda alegando violación de derechos de autor y violaciones de marcas registradas.

La demanda fue presentada en contra de Netflix, Legendary Pictures, Penguin Random House y otros, incluida la autora Nancy Springer, cuya serie de libros forma la base de la nueva película.

En 2014, la sucesión de Conan Doyle perdió la mayor parte de su dominio sobre Sherlock Holmes cuando se concluyó que todas las historias escritas antes de 1923 sobre el icónico detective de ficción eran de dominio público. El juez de séptimo circuito Richard Posner rechazó el argumento de que Sherlock Holmes es un personaje "complejo", que sus antecedentes y atributos se han creado con el tiempo, y que negar los derechos de autor sobre todo el personaje de Sherlock Holmes equivaldría a darle al famoso detective "múltiples personalidades”.

Pero ese fallo no eliminó el control de la sucesión de Conan Doyle sobre las últimas diez historias originales creadas entre 1923 y 1927, cualquiera que sea su valor. Así, solo los elementos originales de esas historias están sujetos a derechos de autor, al menos por ahora. Tampoco está protegida ningún scène à faire.

Wikipedia define scène à faire (del francés para "escena a realizar" o "escena que debe hacerse"; plural: scènes à faire ) como una escena de un libro o película que es casi obligatoria en ese género . En los Estados Unidos también se refiere a un principio en la ley de derechos de autor en el que ciertos elementos de una obra creativa se consideran no protegidos cuando son obligatorios o habituales para el género.

En la demanda se afirma que la película de Enola Holmes infringe esas últimas diez historias sobre el famoso detective y que la diferencia entre las historias de dominio público y las de derechos de autor son “las emociones”.

"Después de las historias que ahora son de dominio público, y antes de las historias que aun están protegidas, sucedió la Gran Guerra", explica la demanda. "En la Primera Guerra Mundial, Conan Doyle perdió a su hijo mayor, Arthur Alleyne Kingsley. Cuatro meses después perdió a su hermano, el general de brigada Innes Doyle. Cuando Conan Doyle regresó con Holmes en las historias protegidas escritas entre 1923 y 1927, ya no era suficiente que el personaje de Holmes fuera la mente racional y analítica más brillante. Holmes necesitaba ser humano. El personaje necesitaba desarrollar una conexión y empatía humanas".

Y entonces Sherlock "se hizo más cálido", dice la demanda, estableciendo la cuestión de si el desarrollo de sentimientos es algo que puede protegerse por derechos de autor y si la supuesta representación de Sherlock en Enola Holmes es de alguna manera una obra derivada.

Esta no es la primera vez que la sucesión intenta aprovechar las últimas historias de Holmes. En 2015, demandaron a Miramax por el Sr. Holmes, una demanda que luego se resolvió mediante un acuerdo extrajudicial.

La demanda también incluye reclamos por marcas registradas que tendrán que salvar el precedente de la Corte Suprema, en contra de que se use una marca comercial para tratar de extender los derechos sobre obras que ya son del dominio público.

Según la demanda, la película se estrenará en agosto, aunque eso aún no se ha confirmado.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net