Portada del videojuego NBA2K16

 

En la demanda en contra de 2K Games y Take-Two Interactive por presunta violación a los derechos de autor sobre los tatuajes de distintas estrellas de la NBA, el juez concluyó que la representación de los tatuajes por parte de las compañías fue mínima y que se otorgó una licencia implícita.

El caso inició con una demanda presentada por Solid Oak Sketches, en febrero de 2016, en contra de las dos compañías alegando que tiene los derechos de autor sobre los tatuajes de distintas estrellas de la NBA que incluyen a LeBron James, Kobe Bryant, Eric Bledsoe, DeAndre Jordan y Kenyon Martin, y que se requiere licencia para reproducirlos. Solid Oak Sketches adquirió los diseños de los tatuajes a los artistas originales

En demanda se firmaba que los tatuajes habían sido reproducidos sin autorización en la franquicia NBA 2K. Las compañías de videojuegos intentaron que la demanda fuese desechada, pero no tuvieron éxito, lo que llevó a la etapa de descubrimiento de pruebas.

En el proceso el propio James LeBron rindió testimonio y dijo: "Entiendo que [mis] tatuajes son parte de mi cuerpo y de mi imagen, y tengo derecho a que mis tatuajes sean visibles cuando las personas o las empresas representen mi aspecto. Siempre pensé que tenía el derecho de licenciar mi aspecto a otras personas para diversos productos, apariciones en televisión y otros tipos de trabajos creativos, como los videojuegos".

"Ningún tatuador me ha dicho que necesitaba su permiso para mostrar mis tatuajes, incluso cuando estaba claro que era un jugador de baloncesto expuesto al público”, agregó.

Resulta que tenía razón.

"Los demandados tienen derecho, legalmente, a un juicio sumario que desestime la demanda por infracción de derechos de autor del demandante porque ningún juzgador razonable de hecho podría encontrar que los tatuajes tal como aparecen en NBA 2K pueden ser sustancialmente similares a los diseños de tatuajes con licencia de Solid Oak ", escribe la juez de la corte de distrito de los Estados Unidos, Laura Taylor Swain." Los tatuajes solo aparecen en los jugadores en los que están plasmados, que son solo tres de los más de 400 jugadores disponibles. El historial de hechos que no fue disputado por las partes muestra que es poco probable que en el juego promedio se incluya a todos los jugadores con los tatuajes y que, incluso cuando se incluyen tales jugadores, la exhibición de los tatuajes es pequeña e indistinta, apareciendo como características visuales de figuras que se mueven rápidamente en los grupos de jugadores. Además, los tatuajes no aparecen en ninguno de los materiales de marketing del juego".

La juez agrega: "Cuando los tatuajes aparecen durante el juego (porque uno de los jugadores ha sido seleccionado), los tatuajes no pueden ser identificados u observados. Los tatuajes se reducen significativamente en tamaño: son solo un 4.4% a 10.96% del tamaño que tienen en la vida real... Además, los movimientos rápidos y erráticos de los jugadores en la cancha de baloncesto hacen que sea difícil discernir incluso el sombreado oscuro indefinido".

En resumen, los tatuajes no son lo suficientemente visibles para que se puedan apreciar similitudes sustanciales entre los tatuajes en la vida real y los tatuajes en los videojuegos, sino que el uso del material protegido por derechos de autor es de minimis, demasiado pequeño como para preocuparse por él.

También la juez concluye que el fabricante de videojuegos tenía una licencia implícita para usar los tatuajes a través de sus acuerdos con la NBA, que en sí tenía un acuerdo con los jugadores.

Finalmente, la juez concede a Take-Two una declaración de que el uso de tatuajes en un videojuego constituye un uso justo. “La evidencia indiscutible demuestra que el uso de los tatuajes por parte de los Demandados es transformador. Primero, NBA 2K presenta copias exactas de los diseños del tatuaje, pero su propósito de mostrar los tatuajes son completamente diferentes del propósito para el cual fueron creados originalmente. Los tatuajes fueron creados originalmente como un medio para que los jugadores se expresen a través del arte corporal. Los demandados reprodujeron los tatuajes en el videojuego para representar con mayor precisión a los jugadores, y los detalles de los tatuajes no son observables. La evidencia incontrovertida muestra que los tatuajes se incluyeron en NBA 2K para un propósito -reconocibilidad general de las figuras del juego como representaciones de los jugadores- diferentes a aquellas para las cuales fueron creadas originalmente".

Un precedente que puede ser útil en otros casos sobre el tema.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net