Logo de YouTube

 

El Noveno Tribunal de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos determinó que YouTube es un foro privado, no un foro público sujeto al escrutinio judicial en virtud de la Primera Enmienda.

El presentador de programas de radio Dennis Prager demandó a Google en 2017, alegando que sus videos conservadores PragerU no estaban recibiendo el mismo trato que los liberales, como los clips de Real Time With Bill Maher, en violación de la Primera Enmienda. Un juez federal de California desestimó la queja en marzo de 2018 con el argumento de que YouTube no es un foro público dirigido por un actor estatal, por lo que puede regular los videos subidos al sitio como lo considere oportuno. Prager decidió apelar.

El Noveno Tribunal de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos confirmó esa decisión y rechazó la afirmación de PragerU de que el sitio se ha convertido en un foro público de la era digital, y su poder para moderar el contenido es una amenaza para la difusión justa de puntos de vista conservadores sobre asuntos públicos.

"Usar la propiedad privada como foro para el discurso público no es nada nuevo", señala la juez de circuito M. Margaret McKeown que elaboró la sentencia. "Mucho antes de Internet, la gente publicaba anuncios en los tableros de avisos del vecindario, debatían cuestiones importantes en los cafés y se gritaban en los teatros de la comunidad".

"A pesar de la ubicuidad de YouTube y su papel como plataforma pública, sigue siendo un foro privado, no un foro público sujeto al escrutinio judicial en virtud de la Primera Enmienda", se establece en la decisión.

{loadposition aaa]

"El año pasado, este Tribunal sostuvo que 'simplemente hospedar el discurso de otros no es una función pública tradicional y exclusiva y por si sola transforma a las entidades privadas en actores estatales sujetos a las restricciones de la Primera Enmienda'. El que suceda en Internet no altera la necesidad de que se trate de una acción estatal que afecta la Primera Enmienda".

En el caso se discutió específicamente el Modo restringido de YouTube, que hace que cierto contenido no esté disponible si se considera inapropiado para cierta edad. El contenido que incluye alcohol, situaciones sexuales, violencia y otros temas maduros se etiqueta como restringido por un algoritmo o un usuario y luego YouTube informa al creador. Ese creador puede apelar, y la apelación es revisada por un humano. YouTube etiquetó docenas de videos de PragerU como restringidos y desmonetizó algunos de ellos, lo que impidió la publicidad de terceros.

El reclamo sobre una presunta violación a la libertad de expresión (Primera Enmienda) de PragerU no es procedente porque sólo es procedente cuando se trata de censura impuesta por el gobierno. "YouTube no realiza una función pública al permitir el discurso público en su propiedad", escribe McKeown. "Caracterizar YouTube como un foro público sería un cambio de paradigma".

El tribunal destaca que ambas partes presentaron argumentos hiperbólicos sobre las consecuencias de que no se decidiera a su favor: PragerU intentando infundir temor sobre la tiranía de la gran tecnología y YouTube argumentando que Internet en sí misma sería deshecha por la regulación del discurso del gobierno.

"Si bien estos argumentos tienen papeles interesantes e importantes que desempeñar en las discusiones sobre políticas relacionadas con el futuro de Internet, no figuran en una aplicación directa de la Primera Enmienda", explica McKeown. "Debido a que la doctrina de acción estatal impide el escrutinio constitucional de la moderación del contenido de YouTube conforme a los Términos de Servicio y Pautas de la Comunidad, coincidimos con el tribunal de distrito en desechar el reclamo sobre violación a la Primera Enmienda de PragerU".

El Noveno Circuito también rechazó el argumento de PregerU de que la publicidad de YouTube es falsa o engañosa. "El alarde de YouTube sobre su compromiso con la libertad de expresión constituye opiniones que no están sujetas a la Ley Lanham", concluye la juez. "Declaraciones elevadas pero vagas como 'todos merecen tener una voz, y el mundo es un lugar mejor cuando escuchamos, compartimos y construimos comunidad a través de nuestras historias' son opiniones clásicas, irreflexivas".

En Wikipedia se define a PragerU como una organización estadounidense sin fines de lucro que crea videos sobre diversos temas políticos, económicos y filosóficos desde una perspectiva conservadora o de la derecha estadounidense.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net