Mazo judicial y birrete

 

Una corte de apelaciones en Alemania desechó una demanda presentada por el propietario de un cuadro listado en la base de datos lostart.de pidiendo que los herederos del comerciante judío que vendió la obra antes de la Segunda Guerra Mundial desistieran de exigir la devolución de la pieza y que saliera del registro de la base de datos.

La obra en cuestión se titula Paisaje Siciliano y es obra de Andreas Achenbach (1861). Fue adquirida en 1999 en una subasta por un coleccionista alemán de Baden-Baden de nombre Wolfgang Peiffer, quien desconocía que esta obra le perteneció al comerciante de arte Max Stern quien en 1937 fue obligado por el régimen nazi a vender su colección de arte y a salir del país.

Para recuperar las piezas de Max Stern se creó una organización con sus herederos, quienes listaron Paisaje Siciliano en la base de datos lostart.de, un sitio administrado por el organismo de gobierno Fundación de Arte Alemán Perdido, y cuyo propósito es ayudar a recuperar piezas a los herederos de personas despojadas de sus obras de arte durante el régimen nazi. Las obras incluidas en la base de datos no necesariamente implican que se trate de arte robado, pero sí que hay una disputa sobre su propiedad. Para ser listada, la obra debe cumplir con una serie de requisitos, aunque lostart.de no hace investigación sobre la procedencia de la obra.

En el caso, Wolfgang Peiffer, a través de su abogado Ludwig von Pufendorf, presentó en 2018 una demanda ante el tribunal regional de Magdeburgo solicitando que los herederos de Max Stern desistieran de exigir la devolución del cuadro y que lostart.de eliminara de la base de datos el registro de este. Peiffer alegó que Max Stern vendió normalmente el cuadro y que, por tanto, no debe existir reclamación sobre su propiedad. Agregó que al estar listado hace que la obra sea “invendible en términos prácticos”.

El tribunal de Magdeburgo desechó la petición, pero la decisión fue apelada. En este nueva instancia la corte ha concluido que el actual poseedor de una obra de arte no puede impedir que quede listado en una base de datos de reclamaciones, confirmando la decisión de primera instancia en la que se concluyó que listar una obra en lostart.de no constituye una reclamación de propiedad.

En opinión de Rupert Keim, presidente de la Asociación Federal Alemana de Subastadores, la falta de reglas claras de propiedad de los cuadros reclamados es un problema. “Desde el momento en que un trabajo de arte es listado en lostart.de, un comerciante de arte serio no puede comerciarla”, dijo el experto. “El vendedor es forzado a encontrar una solución con el reclamante”. Añadió que en casos en los que la evidencia de la reclamación es particularmente débil, el poseedor “puede sentir que el trabajo está siendo retenido”.

Conforme con The Art Newspaper, las reclamaciones de herederos en contra de propietarios privados inevitablemente fracasan en los tribunales alemanes. Esto porque los poseedores están protegidos por una prescripción positiva según la cual si el comprador de buena fe ha tenido la posesión de la obra por más de 10 años, tiene el derecho de propiedad. Si bien existen las reglas establecidas en 1998 sobre el arte robado por los nazis, estas se hicieron pensando en colecciones públicas y no en coleccionistas privados.

Esta es la segunda demanda que se presenta en contra de lostart.de. En la primera los reclamantes tampoco tuvieron éxito al tratar de obligar a la base de datos a quitar del listado una obra de Rembrandt hasta que todos los herederos estuvieran de acuerdo con que se sacara de la lista y se vendiera. En este caso, la corte federal falló a favor de la base de datos “porque contiene información objetivamente correcta sobre una sospecha continua de que es arte robado".

Desconocemos si Wolfgang Peiffer y su abogado Ludwig von Pufendorf apelarán la decisión.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net