Pelota de fútbol en red

 

La Asociación de Fútbol Escocés, SFA por sus siglas en inglés, anunció que podrían aprobar nuevas reglas que prohibirían que los menores de doce años que practican el fútbol cabeceen las pelotas durante los entrenamientos, por el posible desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

La preocupación de la SFA surge a partir de la publicación en octubre pasado de un informe de la Universidad de Glasgow en que se señala que los futbolistas son menos propensos a morir de enfermedades cardíacas o de cáncer de pulmón, pero que tienen mayor riesgo de morir con demencia después de los 70 años.

El mencionado estudio fue dirigido por el doctor Willie Stewart a petición de la Asociación de Fútbol y de la Asociación de Futbolistas Profesionales, y en él se comparó la muerte de 7,676 exfutbolistas profesionales escoces nacidos entre 1900 y 1976, frente a 23,000 personas de la población general. Concluido el estudio, el doctor Stewart hizo un llamado para un mejor tratamiento de las lesiones de la cabeza durante los partidos y dijo que en todos los deportes de contacto se necesitan tomar medidas para reducir los riesgos.

“No podemos esperar a la evidencia de uno u otro lado respecto del cabeceo”, declaró para la BBC John MacLean, médico de la SFA. “Necesitamos tomar en este momento algunos pasos sensibles, pragmáticos y se tratará de reducir la posibilidad general de que los jugadores jóvenes cabeceen, y el cabeceo en el entrenamiento es mucho más frecuente que en partidos”.

La aclaración anterior fue realizada porque las nuevas reglas prohibirían que los menores de 12 años cabeceen las pelotas durante los entrenamientos, aunque no en los partidos.

Conforme con la BBC, una prohibición similar está vigente en los Estados Unidos desde 2015, pero de aprobarla, la SFA sería la primera asociación de fútbol europea en imponerla.

Existen varios ejemplos de futbolistas que padecen o padecieron enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis lateral amiotrófica o la demencia. Así, el jugador de los Leones de Lisboa, Billy McNeill, falleció en abril de 2019, después de saberse que padecía demencia. Su fallecimiento ocurrió un mes después que el de su compañero de equipo, Stevie Chalmers, quien también padecía esta enfermedad.

Fernando Ricksen, jugador de los Rangers, también falleció el año pasado después de haber padecido de la enfermedad de Lou Gehrig o esclerosis lateral amiotrófica.

Frank Kopel, jugador escocés de Dundee United falleció en 2014, después de haber sido diagnosticado con demencia a los 59 años.

Una noticia para tener en cuenta y que debería ser analizada también por las organizaciones de futbol nacionales, pues México es un país en donde niñas y niños practican mucho el fútbol.

Más información heraldscotland.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net