Hustlers poster

 

Samantha Barbash demandó a las compañías productoras de la película Hustlers, protagonizada por Jennifer López, quien ya fue nominada a los Globos de oro por su actuación, por presentarla en situaciones que difaman a su persona.

La película producida por STX Financing, LLC, Gloria Sanchez Productions, Inc., Nuyorican Productions, Inc., y Pole Sisters LLC, que son las compañías demandadas, está basada en un artículo de Jessica Pressler publicado en la revista New York  en 2015 llamado The Hustlers at Scores: The Ex-Strippers Who Stole From (Mostly) Rich Men and Gave to, Well, Themselves (Las estafadoras en sus puntuaciones: La Ex-Strippers Que Robaron a (en su mayoría) hombres ricos y se lo dieron, bueno, a ellas mismas, que a su vez se basó en la experiencia de Barbash trabajando en clubes de caballeros.

La película cuenta la historia de Ramona y sus colegas que seducían a tipos de Wall Street y luego los drogaban, cargando en los clubes miles de dólares en sus tarjetas de crédito a cambio de una parte del dinero. En 2017, se declaró culpable de conspiración, asalto y gran robo y fue sentenciada a cinco años de libertad condicional.

Barbash dice que los cineastas explotaron su imagen sin su permiso y la difamaron. Ella argumenta que Hustlers incluyó suficientes detalles fácticamente precisos para identificar a Ramona como Barbash, pero la representación fue "extremadamente irresponsable" en la ficción de partes de la película. Ella específicamente está en desacuerdo con las escenas "que retratan a su personaje usando y fabricando sustancias ilegales en su hogar donde vivía con su hijo".

Barbash dice que la descripción es "difamatoria per se" porque implica la comisión de un delito y sería ofensivo para cualquier persona común, por lo tanto, perjudica su reputación personal y en su negocio como propietaria de un salón de belleza.

Barbash está buscando al menos 40 millones de dólares en daños y está pidiendo al tribunal una orden judicial que prohíba la distribución de la película y ordene a los acusados que le entreguen todas las copias del material.

Un portavoz de STX envió el miércoles a The Hollywood Reporter una declaración en respuesta a la demanda: "Si bien aún no hemos visto la demanda, continuaremos defendiendo nuestro derecho a contar historias basadas en hechos que son del conocimiento público".

Generalmente las demandas contra proyectos basado en hechos reales no han prosperado, ha sido el caso de  The Wolf of Wall Street, Straight Outta Compton, Feud: Bette and Joan y The Hurt Locker.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net