Video Genios Roban

 

Una serie web creada por copy-me.org, dedicada a desacreditar los mitos que rodean los derechos de autor y la copia han sido acusados de violar derechos de autor por su último episodio del documental "The Creativity Delusion: Geniuses Steal", que recibió cuatro strikes del sistema ContentID de YouTube, incluyendo una, irónicamente, por el uso de la pista Blurred Lines.

Copy-Me es una serie web publicada en YouTube para desentrañar los mitos sobre los derechos de autor y la copia de una obra, partiendo de una base muy sencilla: no hay nada nuevo bajo el sol.

Al menos en parte, sugiere que todo lo que decimos, hacemos o creamos es una copia de las personas o el material del que aprendemos, después de ser procesados a través de las complejidades de nuestras propias experiencias.

En su última entrega "Geniuses Steal" (Los Genios Roban) afirman que “sabemos que los genios no son reales y las mentes no tienen momentos Eureka. Pero todavía nos aferramos a la idea de un artista original. Esa noción romántica de alguien que crea algo de la nada, solo con la mente ", dice la introducción.

En entrevista con TorrentFreak, Alex Lungu de Copy-Me, explica además que el episodio se centra en la rareza de la originalidad en la historia, el arte y los inventos. "De Morse a Beethoven, de Shakespeare a Orwell, de Lynch a Tarkovsky, todo es un remix constante", dice Lungu.

"The Creativity Delusion: Geniuses Steal " entra en detalles, proporcionando ejemplos claros de citas bien conocidas, obras de arte, escenas de películas, composiciones musicales y más, que se copiaron de trabajos preexistentes o proporcionaron inspiración para nuevas creaciones

Pero desgraciadamente para este tipo de trabajo documental que incluye ejemplos de distintas obras, el sistema automatizado de ContentID no distingue si se trata de una reproducción no autorizada de una obra protegida por derechos de autor o si se encuentra dentro de las excepciones de uso justo.

Así, una vez que el documental se publicó el 8 de diciembre de 2019, “encendio las alarmas” de YouTube que determinaron que el segmento en el que se hace el comparativo entre Blurred Lines de Robin Thicke y Pharrell Williams y Got to Give it Up de Marvin Gaye, el famoso caso de plagio que ha sentado precedentes preocupantes para la industria de la música, con muestras cortas de las obras, fue etiquetado como cuatro violaciones a derechos de autor.

Copy-Me impugnó todos los reclamos, pero después de diez días las quejas contra el video permanecen y parece que seguirá siendo así al menos durante tres semanas. Según los informes, las disputas están "en revisión", pero mientras tanto, las compañías detrás de estas pistas obtienen el beneficio de la duda de que su contenido se está utilizando ilegalmente.

Si bien el documental destaca muchos ejemplos claros de artistas que copian o basan su trabajo en el de otros, es irónico que la sección centrada en Blurred Lines sea la que ha causado la mayoría de los problemas.

Después de una larga batalla legal que finalmente llegó a su fin en 2018, un juez dictaminó que Thicke y Pharrell debían pagar 5 millones de dólares a la familia de Marvin Gaye por violar derechos de autor, ya que Blurred Lines tenía demasiadas similitudes con Got to Give it Up.

Curiosamente, y en concordancia con copy-me.org, más de 200 músicos presentaron un escrito amicus curiae en apoyo de Thicke y Williams advirtiendo que el veredicto en el caso "amenaza con castigar a los compositores por crear nueva música inspirada en trabajos anteriores."

Para Lungu la demanda sobre Blurred Lines tiene serias repercusiones en la inspiración y la creatividad: “Las dos canciones son similares en la medida en que dos canciones funk cualquiera son similares, e incluimos muestras de otras canciones para hacer ese punto. No hay otra forma de mostrar eso ... sólo se puede hacer reproduciéndolas. Esto está claramente cubierto por el uso justo: usar un fragmento de una canción en un material educativo, con fines no comerciales, para hacer un punto sobre esa pieza musical".

Lungu considera si una plataforma como YouTube usa sistemas de detección automatizados, debe haber una forma clara y simple de disputar falsos positivos. “[La plataforma] debería explicar de la manera más fácil posible lo que puedes hacer. Debería explicar cómo funcionan realmente los derechos de autor y cómo usar el trabajo de otra persona puede ser completamente legal, incluso sin el permiso de nadie", dice.

"Deberíamos tener una forma estricta de sancionar a quienes reclaman obras que no son suyas. ¿Por qué debe aplicarse una política de tres strikes para los infractores reincidentes, pero no se aplica a aquellos que abusan reiteradamente, reclamando violaciones de derechos de autor sin razón? "

En este enlace puedes ver el interesante video.

Más información torrentfreak.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net