DeLorean

 

El Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Tercer Circuito falló en contra de la viuda de John DeLorean, señalando que el acuerdo entre la sucesión y DeLorean Motor Company le permite a esta última usar, registrar y hacer cumplir las marcas registradas DeLorean, por lo que puede ser el único beneficiario del acuerdo celebrado con Universal sobre las regalías de Back to the Future.

John Zachary DeLorean fue un ingeniero e inventor, que desarrolló su carrera en la industria automotriz de Estados Unidos trabajando en la General Motors durante 17 años hasta que en 1973 fundó DeLorean Motor Company.

DeLorean presentó su auto en 1973, pero no fue sino hasta 1981 que el auto fue lanzado al mercado, pero para 1982 era un fracaso comercial que lo llevó a la quiebra. Después vendría la exitosa trilogía de Back to The Future (1985),Back to the Future Part II (1989) y Back to the Future Part III (1990), que utilizarían diseño de DeLorean, pero ya era tarde.

A cambio del uso del el nombre y la apariencia del vehículo en relación con la franquicia Back to the Future, DeLorean firmó un acuerdo con Universal que le daba derecho a 5 por ciento de los ingresos netos de "mercadotecnia y productos comerciales relacionados".

En 1995, Stephen Wynne inició en Texas una nueva compañía llamada DeLorean Motor Company  (DMC Texas) y en 1997 adquirió el inventario de piezas que existían en el mercado del vehículo y los nombres comerciales y las marcas registradas de los logotipos en el parachoques trasero y la parrilla.

Sally DeLorean, en representación de la herencia de su difunto esposo, en 2014 demandó a DMC Texas alegando que "se apropió indebida e ilegalmente para su propio uso del legado del Sr. DeLorean" al, entre otras cosas, producir réplicas de DMC 12.

En 2015, llegaron a un acuerdo. Durante la disputa, la sucesión supo del acuerdo con Universal y se acercó para averiguar cuánto se le debía en regalías, solo para descubrir que el estudio los había pagado a DMC Texas.

En abril de 2018 la viuda de DeLorean demandó nuevamente a DMC Texas, alegando que el acuerdo no le otorgó a la compañía ningún derecho en relación con el acuerdo celebrado con Universal.

En octubre de 2018, un juez de distrito, desechó la demanda estableciendo que en el acuerdo celebrado entre la sucesión y DMC Texas Sally DeLorean  renunció al derecho a interponer cualquier tipo de demanda adicional en contra de la compañía. Sally DeLorean apeló.

La semana pasada el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos del Tercer Circuito falló contra la viuda, ratificando el fallo del juez de distrito.

"Además de vender automóviles y otros productos, el negocio de DMC Texas implica licenciar sus marcas registradas y derechos de la marca de automóviles DeLorean a otras compañías, como Mattel, Inc., Target y Microsoft", señala la resolución. "Que Universal le pague a DMC Texas por el uso de marcas para las cuales tiene 'derechos mundiales' cae dentro de su negocio de licenciar y hacer cumplir las licencias de sus marcas y otra propiedad intelectual".

La decisión destaca que el acuerdo establece circunstancias específicas bajo las cuales la sucesión puede demandar a DMC Texas, como es el caso de una representación no autorizada de la imagen de John DeLorean, pero no se menciona la posibilidad de demandar por hacer valer sus derechos sobre las marcas registradas.

Así que no habrá pago de regalías para Sally DeLorean.

Más información

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net