El asunto del supuesto fraude en el pasado Gran Premio de Singapur sigue vigente no solo para la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), sino también para la justicia francesa.

Después del mencionado Gran Premio, Nelson Piquet Junior acusó a Flavio Briatore, quien en ese momento era el jefe de la escudería Renault del equipo de Fórmula Uno, de haberle ordenado accidentarse a fin de favorecer a su compañero de equipo, Fernando Alonso.

Tras la acusación se inició una investigación sobre los hechos y la FIA sancionó a Briatore vetándolo de participar de por vida en cualquier evento relacionado con la misma Federación. La propia FIA absolvió de cualquier sanción a Piquet Junior, no solo por haberse mostrado arrepentido sino por haber colaborado en la investigación de los hechos.

Sin embargo Briatore apeló dicha sanción ante la justicia francesa y solicitó no solo la revocación de la sanción sino una indemnización por $1.5 millones de dólares.

Resultado de este proceso iniciado por Briatore, el Tribunal Superior de Francia acaba de determinar que la sanción es ilegal porque durante la investigación no se le concedieron suficientes garantías al inculpado para exponer su defensa y ni siquiera se le informó adecuadamente de las acusaciones que pesaban en su contra.

Asimismo el Tribunal condenó a la FIA a pagar a Briatore una indemnización considerablemente menor a la solicitada, puesto que solo deberán pagar $21,000 dólares.

Los tribunales franceses siguen revisando la apelación de Pat Symonds, quien en ese momento fue jefe del equipo de ingenieros de la escudería, y quien fue sancionado con una prohibición de cinco años para participar en eventos de la FIA.

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net