Para que Alejandra Guzmán no se sienta mal por haber sido bajada de un avión, es bueno que sepa que no ha sido la única que ha pasado por el penoso momento. A la comediante estadounidense Joan Rivers le sucedió también, nada más que a ella no la bajaron por discutir con otra pasajera sino porque al empelado de Continental le pareció sospechoso su pasaporte.

De esta manera la comediante, que recientemente se ha dedicado a entrevistar celebridades en la alfombra roja y a desbaratarlas con sus comentarios respecto de moda y arreglo personal, fue bajada del avión en Costa Rica debido al nombre que aparece en su pasaporte: Joan Rosenberg AKA (siglas en inglés que significan actualmente conocida como) Joan Rivers.

 

El apellido Rosenberg  le pareció sospechoso al empleado de Continental quien no le permitió abordar el avión dejándola en tierra, según dicho de la actriz, con solo $100 dólares y sin siquiera una tarjeta de llamadas telefónicas para llamar a su familia.

 



De regreso en Nueva York la comediante relató lo sucedido y dijo que ni las lágrimas ni el razonamiento fueron suficientes para regresar al avión y que al solo tener $100 dólares en efectivo no pudo intentar el soborno. Se burló además de haber sido identificada como terrorista y dijo que un terrorista no usa zapatos Manolo Blahnik y que Donna Karan no confecciona ropa en donde se pueda esconder una bomba.

Y pues ni modo, a todos nos ha tocado enfrentar las nuevas medidas de seguridad en los aeropuertos por las cuales a muchos los han tratado como delincuentes sin serlo, así que Joan Rivers, con sus zapatos de marca, tampoco fue la excepción.

Fuente NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net