Tuit de Taylor Swift

 

Como se esperaba, Big Machine Label Group, Scott Borchetta y Scooter Braun se están enfrentando a Taylor Swift por el material que la cantante grabó para la disquera, seis álbumes, antes de irse con Universal Music Group.

A mediados de año, Big Machine Label Group (BMLG) Scott Borchetta vendió parte de la disquera a Scooter Braun, representante de Justin Bieber y Kanye West, y con los que la intérprete ha tenido serias diferencias en el pasado.

Con esa venta ella perdió la oportunidad de hacerse de las grabaciones originales (masters) de sus seis primeros discos.

El pasado 14 de noviembre la cantante denunció en sus redes sociales que Borchetta y Braun estaban impidiendo que la cantante interpretara sus primeras grabaciones en su próxima presentación en la ceremonia de los American Music Award.

En ese evento la joven recibirá un reconocimiento como artista de la década y pretende interpretar parte de sus éxitos, pero afirma que BMLG, Borchetta y Braun se lo están impidiendo porque consideran que sería regrabar sus canciones, lo que sólo tiene autorizado realizar hasta 2020.

La cantante también afirma que BMGL se niega a que las grabaciones de sus canciones o imágenes de sus conciertos sean utilizados en un especial que sobre ella está preparando Netflix.

Swift afirma que BMLG, Borchetta y Braun le ponen de condición para permitirle el uso de su música, que acepte no volver a grabar sus canciones en 2020 y dejar de hablar sobre ellos.

El 15 de noviembre, BMLG emitió un comunicado describiendo las acusaciones de Swift como basadas en "información falsa", afirmando, además, que la cantante les “debe millones de dólares y múltiples activos a nuestra empresa".

Dijeron que habían tenido avances en el tema de manera privada y mutuamente satisfactoria, hasta que la cantante incitó a su base de fans “de una manera calculada, que afecta en gran medida la seguridad de nuestros empleados y sus familias”.

Los representantes de Swift respondieron a la declaración señalando que se trata de desviar la discusión central, poniendo en la mesa el tema del dinero, pero afirmaron que un auditor profesional e independiente ha determinado que Big Machine le debe a Taylor 7.9 millones de dólares en regalías que no le han sido pagadas durante varios años.

También reiteraron las afirmaciones de Swift de que le habían impedido interpretar material de sus primeros seis álbumes en los AMA y en el documental de Netflix, afirmando que Borchetta había "rechazado rotundamente la solicitud".

Como una forma de recuperar algo de control sobre su música, Swift dijo en agosto que planeaba grabar nuevas versiones de su catálogo. “Solo quiero interpretar MI PROPIA música. Eso es todo", dijo la cantante.

Para BMLG Swift representa hasta el 80% de sus ingresos.

El lunes, BMLG anunció en comunicado que las partes "han llegado a un acuerdo de licencia que aprueba las actuaciones de sus artistas para transmitir el show y para retransmitirlo en plataformas mutuamente acordadas". En declaraciones para TMZ la empresa dijo: "De hecho, no tenemos el derecho de evitar que actúe en vivo en ningún lado".

Sin embargo, el futuro del documental de Netflix aun parece incierto.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net