Woody Allen

 

Woody Allen y Amazon llegaron a un acuerdo para dar por terminada la demanda presentada por el director por la terminación anticipada de un lucrativo acuerdo que las partes habían celebrado para que el cineasta creara material original para el servicio de streaming de la compañía.

En 2014, Amazon buscaba crear contenido original y llegó a un acuerdo con el cineasta para una serie titulada Crisis en seis escenas. Luego vino una serie de más acuerdos para cuatro películas que garantizaban a la compañía de Allen, Gravier Productions, pagos mínimos por un total de entre 68 y 73 millones de dólares.

Sin embargo, una columna de Ronan Farrow publicada en 2016 en The Hollywood Reporter, hijo del propio Woody Allen, y más tarde, el surgimiento del movimiento #MeToo, revivieron las acusaciones en contra del cineasta de abuso sexual de su hija adoptiva Dylan Farrow, por lo que Amazon decidió dar marcha atrás a sus planes.

Amazon dijo que justificaba la terminación del acuerdo de la película en los comentarios de Allen sobre el movimiento #MeToo. Allen expresó su simpatía por Harvey Weinstein y sus víctimas, y describió esa situación como "muy triste para todos los involucrados".

Hasta ahí todo iba bien, pero después el cineasta agregó: "No quieres que conduzca a una atmósfera de caza de brujas, una atmósfera de Salem, donde cada hombre en una oficina que le guiña un ojo a una mujer de repente tiene que llamar a un abogado para defenderse".

Según Amazon, los comentarios de Allen sabotearon los esfuerzos de promoción de sus películas y socavaron el valor del acuerdo.

En julio, un juez federal rechazó algunas de las demandas de Allen, y se esperaba un desagradable proceso de descubrimiento de evidencia previo al juicio, que implicaba a Amazon potencialmente entrevistando a muchos miembros de la comunidad en Hollywood sobre sus sentimientos sobre trabajar con Allen. Mientras tanto, Allen quería explorar el lanzamiento de Amazon Studios y el desarrollo de su negocio de distribución de películas. La propia Amazon ha tenido problemas relacionados con conducta sexual inapropiada.

El retiro de la demanda sin reservas, por parte de ambas partes, da por terminado el caso, pero los términos del acuerdo no fueron dados a conocer. Con esto se evita un desgastante enfrentamiento público y deja para otro día la discusión de si los contratos pueden ser cancelados por la mala publicidad.

Mientras tanto, la película de Allen, A Rainy Day in New York fue estrenada en Europa, misma que estaba incluida en el contrato con Amazon y, por tanto, una de las películas que debió haber sido cubierta por el acuerdo de Amazon. La película ha tenido una modesta recepción y aún no ha atraído a un distribuidor estadounidense.

Imagen de pagesix.com

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net