Imagen de una colección de Columbo

 

Con base en el dictamen de un arbitraje, un juez condena a Universal City Studios a pagar casi 70.7 millones de dólares a William Link y los herederos de Richard Levinson por regalías no pagadas por Columbo e intereses.

Columbo fue una serie policíaca protagonizada por Peter Falk cuya primera temporada se transmitió en 1971. La serie presentaba a un detective desaliñado como personaje principal, y fue de las primeras en presentar primero la comisión del crimen por el responsable, por lo que siempre se sabía quién era el asesino (howcatchem), a diferencia de otras series que buscan revelar al responsable (whodunit).

William Link y los herederos de Richard Levinson demandaron en noviembre de 2017 a Universal, después de que el 22 de noviembre de 2016 les hiciera llegar una declaración contable sobre las ganancias generadas por el programa Columbo, incluyendo  un cheque por más 2.3 millones de dólares.

En el contrato celebrado por Link y Levinson con Universal City Studios se estableció que les correspondería un porcentaje sobre las ganancias netas generadas por la serie, por lo que demandaron a la compañía al resultar claro que no les estaban pagando de forma adecuada las regalías que les corresponden por la producción de ese programa. Pero no hubo ganancias hasta 2016 cuando Universal emitió declaraciones contables y pagos por un total de alrededor de casi 5 millones de dólares.

La demanda sobrevivió a los intentos de que fuera desechada alegando que ya era demasiado tarde para demandar, lo cual el juez negó basándose en un precedente que establece que el término para demandar empezó a correr a partir de que se entrega un informe contable.

En el proceso se revelaron las maniobras que Universal utilizó para mantener en déficit el show y no repartir ganancias a los creadores. Una de esas maniobras fue descontar las "tarifas de distribución" además de los "gastos de distribución".

Un jurado a principios de este año determinó por unanimidad que Universal no tiene derecho a una tarifa de distribución de las ganancias brutas cuando actúa como distribuidor y que los demandantes estaban en tiempo para demandar. A continuación se realizó un juicio ante el juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Richard Burdge, para resolver los problemas restantes y luego una tercera fase involucró a un panel de tres árbitros contables que evaluaron los daños.

En julio, esos árbitros  determinaron que Universal debería pagar 76.95 millones en daños. Cada parte se opuso a ciertas partes del informe y el tribunal las anuló, pero les pidió que revisarán su cálculo sobre las ganancias netas. En septiembre revisaron su laudo y descubrieron que los demandantes deberían pagar un poco más de $ 66.9 millones más intereses de prejuicio. El total resultante es de aproximadamente $ 70.68 millones.

Así, el juez acaba de sentenciar que Universal debe pagar a Foxcroft Productions y Fairmont Productions 35.34 millones de dólares a cada uno.

Poco a poco, caso por caso, las maniobras contables se empiezan a revertir en contra  de los estudios.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net