Portada y contraportada libro Brave

 

Rose McGowan afirma que Harvey Weinstein lanzó a un grupo de "gestores" para asegurarse de que las acusaciones de violación de la protagonista de Charmed  en contra de él no se revelaran en el libro que escribió en 2018, Brave.

Se trata de una demanda presentada la semana pasada en la corte federal de California, que también incluye como demandados al abogado David Boies, a su despacho Boies, Schiller, Flexner Llp, a la abogada Lisa Bloom, a su despacho The Bloom Firm, B.C., y a la agencia de inteligencia privada Strategies Ltd., conocida también como Black Cube.

En el escrito McGowan caracteriza como esfuerzo "diabólico" las acciones emprendidas por Weinstein para silenciar a sus víctimas e incluye acusaciones de crimen organizado, violaciones de la ley federal de escuchas telefónicas, invasión de la privacidad, fraude e imposición intencional de angustia emocional.

"Este caso se trata de un esfuerzo diabólico e ilegal de uno de los hombres más poderosos de Estados Unidos y sus representantes para silenciar a las víctimas de agresión sexual", dice la oración inicial de la denuncia. "Y se trata de las valientes mujeres y periodistas que persistieron en revelar la verdad".

McGowan alega que cuando Weinstein se enteró de que planeaba describir en detalle un intento de violación ocurrido en 1997, su equipo intentó robar su libro inédito, después intentó comprarle silencio y, cuando ella se negó, comenzó una campaña para socavar su reputación para que nadie creyera en su palabra. La actriz alega que incluso intentaron plantarle drogas.

McGowan también afirma que fue grabada subrepticiamente por un agente de Black Cube que reunió horas de conversaciones, incluidas partes de su libro inédito que se leían en voz alta, al hacerse pasar por alguien que estaba interesado en contratar a McGowan para hablar sobre temas de mujeres en eventos públicos.

La abogada de Weinstein, Phyllis Kupferstein, envió el miércoles a The Hollywood Reporter una declaración en respuesta a la demanda: "De una vez por todas, se demostrará que Rose McGowan es lo que es; una buscadora de publicidad y dinero. Desde el momento en que buscó que le pagarán un millón de dólares a cambio de no hacer estas acusaciones infundadas, que rechazamos, sabíamos que estaba esperando el momento oportuno para comenzar esto. Demostraremos que este caso no tiene mérito legal".

El abogado de Lisa Bloom, Eric George, también declaró a THR que: "Es inexcusable que la Sra. McGowan haya elegido incluir a mi cliente en su demanda. Los hechos importan. Simplemente no hay una base fáctica o legal creíble para sus reclamos contra mi cliente. Esperamos nuestro día en la corte para dejar las cosas claras".

McGowan pide el pago de daños compensatorios en una cantidad que se determinará en el juicio y daños punitivos, triplicados en términos de la legislación de California, por lo que la cifra podría ser superior a 6 millones de dólares.

Imagen publicada en Amazon.com

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net