Terminator

 

Gale Anne Hurd, escritora y productora de Terminator, película de 1984 protagonizada por Arnold Schwarzenegger y que dio origen a la reconocida franquicia con cinco secuelas, quiere recuperar sus derechos de autor al dar por terminada la licencia concedida hace 35 años.

Mientras la próxima entrega de la serie, Dark Fate, se prepara para llegar a los cines el 1 de noviembre, Gale Anne Hurd, hace los preparativos para demandar a Skydance.

Skydance es la compañía que actualmente posee los derechos para llevar a la pantalla Terminator, que fueron adquiridos en 2011 por Megan Ellison (hermana del CEO de la compañía, David Ellison) en una subasta por 20 millones. Nada mal para tener los derechos de un personaje que ha generado más de mil millones de dólares a nivel mundial.

Si Hurd, actualmente productora de The Walking Dead de AMC, tiene una victoria, Skydance perdería el control sobre Terminator a partir de noviembre del próximo año. Hurd dividiría sus derechos en un 50-50 con James Cameron, quien coescribió y dirigió la película original en el '84.

Si Skydance quisiera hacer una nueva entrega de la saga, tendría que sentarse y renegociar con ambos. Si no se puede llegar a un acuerdo, otro estudio podría intervenir, enganchar a Hurd y Cameron con una oferta más apetecible y producir más películas de Terminator. Por supuesto, todo esto es sólo especulación, porque el caso aun no inicia.

Esta solicitud se basa en la conocida como "ley de terminación" que modificó la legislación en materia de derechos de autor en la década de los setenta, que permite a los autores reclamar los derechos de propiedad intelectual de los estudios de Hollywood 35 años después de que otorgaron las licencias de uso.

Eso ha hecho, por ejemplo, Victor Miller, guionista de la primera película del Viernes 13. Los herederos de Wes Craven recuperaron los derechos de la serie Nightmare on Elm Street de manos de New Line Cinema.

Otras compañías de entretenimiento como Disney, Warner Bros. y Fox están recibiendo también aviso de terminación, como el presentado por Gary K. Wolf, creador de ¿Quien engañó a Roger Rabbit?; los herederos del guionista Michael McDowell, creador de Beetlejuice, y la familia de Roderick Thorp, creador de Die Hard.

Es decir, en este momento, todos los guionistas o creadores que otorgaron licencias durante o antes de 1984 pueden recuperar sus obras.

Los estudios y los productores pueden utilizar distintas defensas, como que algunos personajes también son marcas comerciales, lo que limitaría su uso, o que sólo aplica en Estados Unidos. Tendremos que esperar y ver cómo empieza la crisis de Terminator.

Más información syfy.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net