Stan Lee

 

La hija de Stan Lee, Joan Celia Lee, está retomando una lucha por la propiedad intelectual que comenzó cerca del final de la vida de su padre, presentando una demanda en la Corte Federal de California contra POW! Entertainment a través del fideicomiso Lee Family Survivor’s Trust.

POW Entertainment es una compañía fundada por Stan Lee, Gill Champion y Arthur Lieberman, con el sólo propósito de administrar su propiedad intelectual ya existente (360 personajes) y la que pudiera seguir creando, por lo que la empresa dependía exclusivamente de la capacidad creativa de Stan Lee.

El co creador de Spider-Man, los Cuatro Fantásticos, Hulk, Thor, Iron Man, X-Men, Daredevil, Doctor Strange, Black Panther y 360 personajes, murió en noviembre pasado a la edad de 95 años, pero en mayo de 2018, presentó una demanda de mil millones contra POW.

En mayo de 2017 se anunció que Camsing International Holding, una empresa con sede en Hong Kong, había adquirido POW lo que le permitiría utilizar el material intelectual creado por Lee en cine, televisión, juegos, realidad virtual, animación, eventos en vivo, giras, cómics y publicaciones.

En la demanda presentada por Stan Lee se alega que la compañía y dos de sus principales directivos conspiraron para robar su identidad, nombre y semejanza en un "esquema nefasto" que involucraba una venta "simulada" a una compañía china, aprovechando la debilidad que presentaba el creador por la muerte de su esposa y de su degeneración macular, lo que lo convirtió en legalmente ciego en 2015.

La demanda buscaba recuperar los derechos de nombre y semejanza, al tiempo que objetaba la transferencia de activos a Camsing International.

Después, la demanda fue retirada y en un comunicado de prensa se atribuyó una declaración a Lee en la que decía: "Todo el asunto ha sido confuso para todos, incluidos yo y los fanáticos, pero ahora estoy feliz de estar rodeado por aquellos que quieren lo mejor para mí, ¡Estoy encantado de dejar atrás la demanda, volver a los negocios con mis amigos y colegas en POW! ¡y lanzar la próxima ola de personajes e historias increíbles!”.

La demanda presentada por J.C. Lee, revive ese juicio, pero también revive el conflicto con otra compañía que fundó el creador de superhéroes después de que Marvel se declarara en bancarrota por el Capítulo 11. En aquel entonces Marvel regresó a Lee los derechos sobre sus creaciones y para asegurarlos, Lee creó Stan Lee Entertainment, actualmente Stan Lee Media (SLM). Por malos manejos la compañía se fue a la quiebra, por lo que Lee volvió a transferir sus derechos, en esta ocasión a POW. Eventualmente, Lee haría las paces con Marvel.

Según se explica ahora en la demanda, J.C y el fideicomiso pretenden que se cumpla el convenio firmado en 1998 por el que Stan Lee cedió a SLM, su propiedad intelectual “y remediar los errores infligidos por los socios comerciales en los que Lee confió en las últimas dos décadas", señala la demanda.

Así, la demanda señala que JC, única heredera y fideicomisaria del fideicomiso Lee Family Survivor’s Trust, ha unido fuerzas con SLM, para no solo exponer los fraudes cometidos desde 2001 hasta 2018 por el POW!, su CEO Gill Champion y “una variedad de personajes desagradables”, sino también para reivindicar y aclarar quién es el titular de la propiedad intelectual de Stan Lee y evitar que se sigan violando sus derechos como creador, su nombre y semejanza.

Según la demanda, existe una sentencia que establece que la supuesta venta de los activos de SLM, es decir, la propiedad intelectual de Stan Lee a POW!, nunca se cumplió legalmente y desde noviembre de 2001 hasta la muerte de Stan Lee en noviembre de 2018, manipularon e indujeron a Lee a creer que había conservado la propiedad de los derechos.

Pero la demanda se basa en un acuerdo celebrado en 1998 con Stan Lee que ha sido revisado en varias ocasiones por seis tribunales distintos a lo largo de una década, que han llegado siempre a la misma conclusión: que SLM está impedido para litigar los derechos de autor basado en dicho acuerdo porque ese derecho ya prescribió, ya que debieron haberse ejercido entre 2002 y 2004, lo que no se hizo.

Sin embargo, la demanda intenta que el tribunal realice una revisión y determine a quién le corresponden los derechos sobre la propiedad intelectual de Stan Lee, así como los derechos sobre su nombre e imagen.

Un portavoz de POW! Entertainment, calificó como desafortunada la demanda y destacó que “J.C.Lee y otros han llevado sin éxito estos mismos argumentos a la corte en múltiples casos en los últimos 20 años... En esos casos anteriores, el sistema judicial dictaminó a favor de POW! confirmando sin duda que es el propietario legal y apropiado de estos derechos… La realidad es que el propio Stan Lee dejó instrucciones específicas, incluidas declaraciones legales, especificando que JC Lee no debe tener ningún control, opinión, reclamo, derecho o interés en o la propiedad intelectual que Stan haya dejado atrás. Las propias instrucciones de Stan dictan que JC Lee no debe tener ninguna participación en el desarrollo comercial de la propiedad intelectual de Stan. POW! es ahora, y siempre ha sido, la compañía de Stan Lee y su legado, y será para siempre, como él quería que fuera”.

El caso pinta para ser un gran debate y tal vez la decisión definitiva en el tema.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net